Una semana antes de su partida el colega y amigo. Hernán Zegarra, al lado de otro gran colega Gilberto Anticona, en el Haití (tomando un café, desarrollando una propuesta de sacar un periódico), nos decía que la celeridad del trabajo periodístico dificulta pensar en nuestra tarea periodística, pero es importante.

corrupción

Y sobre todo, analizar quiénes son los enemigos del periodismo independiente, ahora en proceso de incremento en el país.

Empezando por el más perverso: el concepto de “fake news”, lo cual es un absurdo: una noticia no puede ser falsa. Si tiene falsedades, ya no lo es. Se ha llegado al ridículo de acuñar un término perverso: el de la “post verdad”, es decir de una falsedad presentada, una verdad escondida tras de otra verdad, sin contar con el periodismo mermelero…

Nuestros enemigos externos han estado siempre presente e incluyen a políticos, gobiernos, sectores de poder económico, religioso, académico, empresarial, y toda la maraña de gente cuyo criterio obtuso solo les permite aceptar aquellas noticias, informaciones, reportajes, fotos, editoriales o columnas —en cualquier plataforma de difusión— cuando les son favorables a sus intereses, espurios en demasiadas ocasiones.

Y lo dice, de tal forma(muy pausada) que parece increíble; sin embargo, hay una serie de enemigos no siempre identificados como tales. Son los internos y en resumen consisten en no trabajan profesionalmente, en el modelo de independencia tradicional y causante del daño irreparable del periodismo: la pérdida de la confianza del público. Esto es irrecuperable. Hay ejemplos muy cercanos que nos constan a todos; como la prensa basura montesinista.

Tras su larga trayectoria periodística señala que no puede haber periodismo profesional si los periodistas no están enterados de las noticias, informaciones, columnas y editoriales del medio en el cual trabajan. Que si no les preocupa la falta de una noticia o su publicación equivocada, o con errores de forma y de fondo; si abandonan el espíritu crítico constante acerca del trabajo cotidiano, estamos en otra planeta.

El periodista se debe preocupar antes de redactar y publicar en cualquiera de las plataformas informativas si con ello molestará a cualquiera de los grupos sociales de presión, a los cuales se les escucha como si tuvieran algún tipo de válida injerencia en cómo y qué informan los medios? NO. El periodismo no es una pepita de oro, que les gusta a los grupos de poder….

Facebook Commentarios
Jaime Uribe Rocha Periodista y columnista en medios escritos, experto en marketing político