Kim Kardashian West tiene una cita con el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, en la Casa Blanca. La socialité busca discutir el perdón de una sentencia de cadena perpetua de una abuela de 62 años cuyos crímenes están relacionados con droga.

La estrella del reality show ‘Keeping Up With The Kardashians’ conoció la historia de Alice Johnson en Twitter y quiso ayudarla. Kim entró en contacto con la consejera de la Casa Blanca, Ivanka Trump, que la dirigió a su marido y colega consejero Jared Kushner.

Alice Johnson es una criminal no violenta y fue condenada a cadena perpetua sin libertad condicional.

“Así como todos los demás, podemos tomar decisiones en nuestras vidas las cuales no tenemos el orgullo y la que no pensamos así”, afirma Kim Kardashian.

Alice Johnson ayudó a la gente a vender droga a través de mensajes para sobrevivir. “Yo sólo soy uno de los miles de delincuentes no violentos, por primera vez, que recibieron penas de prisión obligatorias y largas después de cometer delitos de dificultades financieras”, admitió Johnson a la cadena CNN.

Alice Johnson es madre de cinco hijos y ya ha cumplido 21 años de pena. La mujer, antes de haber sido detenida, se había divorciado, perdió su trabajo y vio a uno de los hijos morir.

“Cometí el mayor error de mi vida para sobrevivir y me involucré con personas que vendían droga”, dijo Johnson. Kim Kardashian contrató a un abogado para defender a Alice.

En las redes sociales ha circulado una petición en nombre de Alice Johnson donde se solicita clemencia al presidente de los estados UNIDOS por los crímenes de la condenada.

 

Facebook Commentarios