Amante, confiesa esta forma de expresión artística, la duquesa de Cambridge fue la invitada de honor en la inauguración del nuevo centro de fotografía del Victoria and Albert Museum, que tuvo lugar este miércoles, día 10.

Kate, que se convirtió en patrona del museo en marzo, surgió impresionante en un vestido midi en tweed en el estándar príncipe de Gales, de manga francesa, con la firma de la Erdem, una marca británica de la que es fan.

Sin embargo, esta vez la mujer de William se alejó de los conocidos estampados florales que son la firma de la marca y optó por un vestido más sofisticado y que sigue fuertemente las tendencias de las pasarelas internacionales, tanto en estándar como, por ejemplo, en los botones de joyas que la adornan y que cuesta alrededor de 1500 euros.

El que no dejó de destacar es la similitud con los looks de la cuñada en lo que respecta al escote a la embarcación, que Meghan ha utilizado numerosas veces, incluso en el vestido de boda de Givenchy, de tal forma que la impresa británica ya se le llama “escote Meghan”.

Lo cierto es que el escote del vestido de Kate, ligeramente asimétrico, tiene muchas similitudes con el del vestido rosa pálido que la mujer de Harry usó en las celebraciones del Trooping The Colour.

Como accesorios, Kate optó por unos pendientes de aro con detalles florales también la Erdem y unos zapatos con tacón de aguja, en terciopelo burdeos, de Jimmy Choo.

Completó el look con el cabello suelto y un maquillaje muy natural.

Kate hizo una visita por la exposición inaugural del centro, “que Reúne Fotografía: Del Daguerrotipo al Digital”, que es una exploración de la fotografía del siglo XIX hasta los días actuales, la retirada de la colección de 800 mil fotografías del V&A.

Facebook Commentarios