Connect with us
Jesús de Nazaret PNG Jesús de Nazaret PNG

Historia

JESÚS como figura Histórica ¿Existió?

Published

on

Jesus (en hebreo: ישוע/ יֵשׁוּעַ; Latín: Yeshua; en Griego: Ἰησοῦς), también llamado Jesus de Nazarét (n. 7–2 a.C. – m. 30–33 d.C.) es la figura central del cristianismo y aquel a quien las enseñanzas de la mayoría de las denominaciones cristianas, además de los judíos mesiánicos, consideran como el Hijo de Dios. El cristianismo y el judaísmo mesiánico consideran a Jesús como el Mesías esperado en el Antiguo Testamento y se refieren a él como Jesucristo, un nombre también usado fuera del contexto cristiano.

Jesús de Nazaret PNG

Prácticamente todos los estudiosos contemporáneos están de acuerdo en que Jesús realmente existió, aunque no hay consenso sobre la fiabilidad histórica de los Evangelios y lo cerca que está el Jesús bíblico al Jesús histórico. La mayoría de los eruditos están de acuerdo en que Jesús era un predicador judío de Galilea, fue bautizado por Juan el Bautista y crucificado por orden del gobernador romano Poncio Pilato. Los estudiosos han construido varios perfiles del Jesús histórico, que generalmente lo retratan en uno o más de los siguientes roles: el líder de un movimiento apocalíptico, el Mesías, un curandero carismático, un sabio y filósofo, o un reformista igualitario. La investigación ha estado comparando testimonios del Nuevo Testamento con registros históricos fuera del contexto cristiano para determinar la cronología de la vida de Jesús.

Casi todas las líneas cristianas creen que Jesús fue concebido por el Espíritu Santo, nacido de una virgen, realizó milagros, fundó la Iglesia, murió crucificado como una forma de expiación, resucitó de entre los muertos y ascendió al cielo, de donde regresará. la gran mayoría de Los Cristianos veneran a Jesús como la encarnación de Dios Hijo, la segunda de las tres personas en la Santísima Trinidad. Algunos grupos cristianos rechazan la Trinidad, en su totalidad o en parte.

¿Qué creen otras religiones de Jesús?

En el contexto islámico, Jesús (transliterado como Isa) es considerado uno de los profetas más importantes de Dios y el Mesías. Para los musulmanes, Jesús fue el que trajo las Escrituras y es el Hijo de una virgen, pero no es divino, ni fue víctima de la crucifixión.

El judaísmo rechaza la creencia de que Jesús es el Mesías esperado, argumentando que no corresponde a las profecías mesiánicas del Tanaj.

Etimología de Jesús

Un judío contemporáneo de Jesús tenía un solo nombre, a veces complementado con el nombre del padre o ciudad de origen. En todo el Nuevo Testamento, Jesús es referido como “Jesús de Nazaret” (Mateo 26:71), “hijo de José” (Lucas 4:22) o “Jesús, Hijo de José de Nazaret” (Juan 1:45). Sin embargo, en Marcos 6:3, en vez de ser llamado “Hijo de José“, es referido como “el Hijo de María y hermano de Santiago, de José, de Judas y de Simón.” El nombre “Jesús“, común en varias lenguas modernas, deriva del latín” Iesus”, una transliteración del griego ἰησοςς (Iesous). La forma griega es una traducción del arameo ישוע (Yeshua), que deriva del hebreo יהושע (Yehoshua). Aparentemente, el nombre Yeshúa fue usado en Judea en el momento del nacimiento de Jesús. Los textos del historiador Flavio Josefo, escritos durante el primer siglo en griego helenístico, la misma lengua del Nuevo Testamento, se refieren a al menos veinte personas diferentes con el nombre de Jesús (es decir, Jesús). Ἰησοῦς). La etimología del nombre de Jesús en el contexto del Nuevo Testamento se indica generalmente como ” Yahvé es la salvación”

Desde los primeros días del cristianismo, Los Cristianos se han referido a Jesús como ” Jesucristo.” la palabra Cristo tiene su origen en el griego Χριστός (Christos), que es una traducción del hebreo מששיים (Mesías), y que significa “el ungido” y se traduce generalmente como Mesías. Jesús es llamado por los cristianos “Cristo“, ya que creen que él es el Mesías esperado, profetizado en la Biblia hebrea. Aunque originalmente era un título, a lo largo de los siglos el término “Cristo “se ha asociado con un apellido – parte de”Jesucristo”. el término “Cristiano”, que significa “el que profesa la religión de Cristo“, se ha utilizado desde el primer siglo.

Cronología y época histórica en que vivió Jesús

discipulos-de-jesus

La mayoría de los estudiosos están de acuerdo en que Jesús era un judío de Galilea, nacido alrededor del principio del primer siglo y que murió entre 30 y 36 DC en Judea. El consenso académico es que Jesús fue contemporáneo de Juan el Bautista y fue crucificado por orden del gobernador romano Poncio Pilato, quien gobernó entre el 26 y el 36 DC.. Muchos eruditos sostienen que Jesús vivió en Galilea y Judea y no predicó ni estudió en ningún otro lugar.

Los Evangelios ofrecen varias pistas sobre el año del nacimiento de Jesús. Mateo 2: 1 asocia el nacimiento de Jesús con el reinado de Herodes el Grande, que murió cerca del 4 A.C., mientras que Lucas 1: 5 menciona que Herodes reinó poco antes del nacimiento de Jesús, aunque este evangelio también asocia el nacimiento con el Censo de Quirino, que tuvo lugar diez años más tarde. Lucas 3: 23 declara que Jesús tenía cerca de treinta años al comienzo de su ministerio; este ministerio, según Hechos 10:37, fue precedido por el Ministerio de Juan, que Lucas 3:1 afirma que fue iniciado en el año 15 del reinado del emperador romano Tiberio (28 o 29 D.C.). al comparar los relatos del Evangelio con datos históricos y usar varios otros métodos, la mayoría de los eruditos determinan la fecha del nacimiento de Jesús entre el 6 y el 4 A. C..

Los años del Ministerio de Jesús fueron estimados usando varios enfoques diferentes. Uno de ellos aplica las referencias en Lucas 3:1, Hechos 10:37 y las fechas del reinado de Tiberio, que se conocen con precisión, para determinar la fecha de inicio en 28-29 D. C.. otro enfoque utiliza la declaración en Juan 2: 13-20, que afirma que al comienzo del Ministerio de Jesús El Templo de Jerusalén está en su 46vo Año de construcción; sabiendo que la reconstrucción del templo fue iniciada por Herodes en el 18vo Año de su reinado, se estima que la fecha es 27-29 D. C. C.. Otro método utiliza la fecha de la muerte de Juan el Bautista y el matrimonio de Herodes Antipas con Herodías, basado en el testimonio de Josefo, relacionándolos con Mateo 14:4 y Marcos 6:18, dado que la mayoría de los investigadores fechan el matrimonio al 28-35 D. C., esto determina la fecha del ministerio entre 28 y 29 D. C..

Se han utilizado varios enfoques diferentes para estimar el Año de la crucifixión de Jesús. La mayoría de los estudiosos están de acuerdo en que murió entre los años 30 y 33 DC.. Los Evangelios afirman que el evento ocurrió durante el Gobierno de Pilatos, quien gobernó Judea entre 26 y 36 D.C. la fecha de la conversión de Pablo (estimada entre 33 y 36 D. C.) es el límite superior para la fecha de la crucifixión. Las fechas de la conversión y Ministerio de Pablo se pueden determinar a través del análisis de las Epístolas de Pablo y el Libro de hechos.  Desde Isaac Newton los astrónomos han tratado de estimar la fecha exacta de la crucifixión analizando el movimiento lunar y calculando las fechas históricas de la Pascua hebrea (Pesaj), un festival basado en el calendario lunisolar hebreo. Las fechas más aceptadas de este método son el 7 de abril del año 30 D. C. y el 3 de abril del año 33 D. C.).

Vida y enseñanzas en el Nuevo Testamento

Los cuatro Evangelios canónicos (Mateo, Marcos, Lucas y Juan) son las fuentes principales para la biografía de Jesús. Sin embargo, otras partes del Nuevo Testamento, como las Epístolas Paulinas, escritas probablemente décadas antes de los evangelios, también incluyen referencias a episodios clave de su vida, como La Última Cena en Corintios 11: 23-26, los hechos de los Apóstoles (Hch 10, 37-38 y Hch 19, 4) se refieren al comienzo del Ministerio de Jesús y al de su predecesor Juan el Bautista. Hechos 1:1-11 revelan más acerca de la ascensión de Jesús que los Evangelios canónicos. Algunos de los primeros grupos cristianos y gnósticos tenían descripciones distintas de la vida y enseñanzas de Jesús que no están incluidas en el Nuevo Testamento. Entre ellos se encuentran el Evangelio de Tomás, el Evangelio de Pedro y el apócrifo de Santiago, entre varias otras narrativas apócrifas. La mayoría de los eruditos los consideran fuentes mucho más tardías y mucho menos seguras que los Evangelios canónicos.

Descripción en los Evangelios canónicos

EvangelioS- CANÓNICOS

Los Evangelios canónicos consisten en cuatro narraciones, cada una escrita por un autor diferente. El PRIMERO en ser escrito fue el Evangelio según Marcos (entre 60 y 75 D.C.), seguido por el de Mateo (65-85 D. C.), el de Lucas (65-95 D. C.) y el de Juan (75-100 D. C.) a menudo difieren en términos de contenido y cronología de los eventos.

Tres de ellos, Mateo, Marcos y Lucas, son conocidos como evangelios sinópticos, del griego σύν (sin “juntos”) y OPΨΙΣ (opsis”óptica”). son similares en contenido, composición de la narrativa, lenguaje y estructura de los párrafos. Los estudiosos generalmente están de acuerdo en que es imposible encontrar una relación directa entre los evangelios sinópticos y el Evangelio según Juan, mientras que la secuencia de algunos eventos en la vida de Jesús, como el bautismo, la Transfiguración, la crucifixión y la interacción con los apóstoles, son compartidos por todos los evangelios. algunos eventos, como la transfiguración, no aparecen en el Evangelio de Juan, que también difiere en otros temas, como la purificación del Templo.

La mayoría de los eruditos están de acuerdo en que los autores de Mateo y Lucas usaron Marcos como fuente cuando escribieron sus Evangelios. Mateo y Lucas también comparten otro contenido que no se encuentra en Marcos. Para explicar esta situación, muchos eruditos creen que además de Marcos, los dos autores recurrieron a otra fuente-llamada fuente Q.

Según la opinión de la mayoría, los evangelios sinópticos son las principales fuentes de Información histórica sobre Jesús. Sin embargo, no todo en los Evangelios se considera verdadero en términos de la ciencia Histórica. Entre los elementos cuya autenticidad histórica se pone en duda están la Natividad, la resurrección, la Ascensión, algunos de los milagros y el juicio en el Sanedrín. Los puntos de vista en los Evangelios van desde descripciones inertes de la vida de Jesús a descripciones que no dan información histórica de su vida.

En general, los autores del Nuevo Testamento mostraron poco interés en una cronología absoluta de la vida de Jesús o en sincronizar los episodios de su vida con la historia secular de su tiempo, como se evidencia en Juan 21:25, los Evangelios no tienen la intención de proporcionar una lista exhaustiva de eventos en la vida de Jesús. Las narrativas fueron escritas principalmente como documentos teológicos en el contexto del cristianismo primitivo, siendo las cronologías consideraciones secundarias. Una de las principales manifestaciones de que los Evangelios son documentos teológicos y no crónicas históricas es el hecho de que dedican más de un tercio del texto a solo siete días, es decir, a la última semana de Jesús en Jerusalén, conocida como la pasión. Aunque los Evangelios no proporcionan detalles suficientes para satisfacer el requisito de los historiadores contemporáneos con respecto a las fechas precisas, es posible obtener de ellos una visión genérica de la historia de la vida de Jesús.

Los Evangelios incluyen varios discursos de Jesús en ocasiones específicas, como el Sermón de la montaña y el discurso de despedida. También incluyen más de treinta parábolas a lo largo de la narración, a menudo sobre temas relacionados con los sermones. Los milagros realizados por Jesús ocupan una gran parte de los Evangelios. En Marcos, el 31% del texto está dedicado a sus milagros. Las descripciones de los milagros a menudo van acompañadas de registros de sus enseñanzas.

Genealogía y Nacimiento de Jesús

Nacimiento de Jesus

Las narrativas de la genealogía y el nacimiento de Jesús en el Nuevo Testamento solo aparecen en los Evangelios de Lucas y Mateo, siendo estas las principales fuentes de información sobre el tema. Fuera del Nuevo Testamento, hay documentos más o menos contemporáneos de Jesús y los Evangelios, pero pocos son los que aclaran detalles biográficos de su vida. Mateo comienza su evangelio con la genealogía de Jesús (Mateo 1, 1), antes de narrar su nacimiento. Identifica la ascendencia de Jesús a Abraham a través de David. Lucas 3: 22 discute la genealogía después de describir el bautismo de Jesús, en el cual una voz celestial se dirige a Jesús y lo identifica como el hijo de Dios. Mateo 3: 23 determina la ascendencia de Jesús desde “José, hijo de ElíhastaAdán, hijo de Dios

La Natividad o navidad es un elemento prominente en el Evangelio de Lucas, que corresponde al 10% del texto y tres veces más largo que el texto de la Natividad de Mateo. La narración de Lucas se centra en los acontecimientos anteriores al nacimiento de Jesús y se centra en María, mientras que Mateo narra los acontecimientos después del nacimiento y se centra en José. Ambos textos afirman que Jesús es el hijo de José y su esposa María y que nació en Belén, y ambos apoyan la doctrina del nacimiento virginal de Jesús, según el cual Jesús fue concebido milagrosamente por el Espíritu Santo en el vientre de María cuando aún era virgen.

En Lucas 1: 31, el Arcángel Gabriel le dice a María que concebirá y dará a luz a un niño llamado Jesús por la obra del Espíritu Santo. estando comprometido con María, José está preocupado por su embarazo (Mateo 1:19-20), pero en el primero de sus tres sueños, un ángel le aseguró que no tenga miedo de casarse con María, ya que el niño fue concebido por el Espíritu Santo. a medida que se acerca el momento del parto, María y José viajan de Nazaret a la Casa de José en Belén para inscribirse en el censo ordenado por el emperador romano. Así es como María da a luz a Jesús. Puesto que no han encontrado un lugar en la posada, el recién nacido es colocado en un pesebre (Lucas 2:1-7).

Un ángel anuncia el nacimiento a algunos pastores, que viajan a Belén para ver a Jesús y luego difunden la noticia (Lucas 2:8-20). Después de presentar a Jesús en el Templo, la familia regresa a Nazaret. En Mateo 1:1-12, Tres Magos del Oriente traen ofrendas al recién nacido como el Rey de los Judíos. Herodes se entera del nacimiento de Jesús y, con la intención de verlo muerto, ordena la ejecución de todos los niños varones de Belén. Sin embargo, un ángel advierte a José en su segundo sueño, lo que lleva a la familia a huir a Egipto, de donde más tarde regresaría para establecerse en Nazaret.

Infancia de Jesús

Jesús niño

Los Evangelios de Lucas y Mateo sitúan la casa de la niñez de Jesús en la ciudad de Nazaret, en Galilea. José, el marido de María, está presente en la descripción de los episodios de la infancia de Jesús, aunque más tarde no se hace referencia a él. Los libros del Nuevo Testamento de Mateo y Marcos y la Epístola a los Gálatas mencionan a los hermanos y hermanas de Jesús. Sin embargo, la palabra griega ” adelfos “en estos versículos también se puede traducir como” pariente“, en lugar de la más común “hermano”. La contradicción manifiesta entre la existencia de hermanos y la doctrina de la virginidad perpetua de María llevó a algunos de los primeros teólogos a argumentar que eran hijos de José, fruto de un matrimonio anterior, o que el texto se refería a primos y no a hermanos. Estas interpretaciones son hoy refutadas entre el ambiente académico contemporáneo.

Originalmente escrito en griego helenístico, el Evangelio de Marcos menciona en Marcos 6:3 que Jesús era un τέκτων (tekton), mientras que Mateo 13: 55 menciona que él mismo era el hijo de un tekton. aunque tradicionalmente tekton se traduce como “Carpintero“, tekton es un término bastante genérico, de la misma raíz que está en el origen de ” técnico “y” tecnología“, y que se puede aplicar a los constructores de objetos en los materiales más diversos e incluso a los constructores. Más allá de las narraciones del Nuevo Testamento, la asociación de Jesús a la carpintería es constante en las tradiciones de los siglos primero y segundo. Justino (m. c. 165 A. D.) escribió que Jesús hizo arados.

Bautismo y tentación

El-bautismo-de-Jesucristo

Todas las narraciones del bautismo de Jesús en los Evangelios están precedidas por información sobre el Ministerio de Juan el Bautista.   en total, Juan es representado predicando penitencia y arrepentimiento para la remisión de pecados y alentando la ofrenda de limosna a los pobres (Lucas 3:11) mientras bautizaba a los creyentes en el río Jordán cerca de Perea alrededor del tiempo en que Jesús comenzó su ministerio. El Evangelio de Juan (Juan 1:28) inicialmente se refiere a “Betania” y más tarde (Juan 3:23) en la orilla opuesta.

En los Evangelios, se menciona que Juan había venido a proclamar (Lucas 3, 16) la llegada de alguien más poderoso que él,  a lo que también se refiere Pablo de Tarso (Hechos 19, 4)en Mateo 3:14, durante el encuentro con Jesús, Juan afirma “Necesito ser bautizado por ti“, aunque es persuadido por Jesús para que sea él que lo bautice. después de que Jesús es bautizado y sale de las aguas, el cielo se abre y se oye una voz celestial: “Este es Mi Hijo Amado, a quien yo tengo complacencia(Mateo 3, 17). El Espíritu Santo entonces desciende a Jesús en forma de paloma. Este es uno de los dos eventos descritos en los Evangelios en los que una voz celestial llama a Jesús “Hijo“, la otra es la Transfiguración.

Después del bautismo, los evangelios sinópticos describen la tentación de Cristo, en la que Jesús resiste las tentaciones del diablo mientras ayuna durante cuarenta días y noches en el desierto de Judea. El bautismo y la tentación de Jesús sirven como preparación para su ministerio público. El Evangelio de Juan no menciona ninguno de los eventos, aunque sí incluye un testimonio de Juan en el que ve al Espíritu Santo descender sobre Jesús.

Vida Pública de Jesús

Jesús Predicando

Los Evangelios presentan el Ministerio de Juan el Bautista como un precursor del Ministerio de Jesús. Iniciado con su bautismo, Jesús comenzó su ministerio en las áreas rurales de Judea cerca del río Jordán a la edad de unos treinta años (Lucas 3:23). Jesús viaja, predica y hace milagros, completando el ministerio durante la Última Cena con sus discípulos en Jerusalén.

Al comienzo del ministerio, Jesús nombra Doce Apóstoles. En Mateo y Marcos, aunque Jesús es breve en su petición, se describe que los primeros cuatro apóstoles, que eran pescadores, inmediatamente consintieron y abandonaron sus redes y barcas (Mateo 4:18-22, Marcos 1:16-20). En Juan, los dos primeros apóstoles de Jesús son descritos como Discípulos de Juan el Bautista. Al ver a Jesús, Juan lo llama el Cordero de Dios. Al oír esto, los dos apóstoles siguen a Jesús. Además de los Doce Apóstoles, el comienzo del pasaje del sermón Sencillo identifica como discípulos a un grupo mucho más grande de personas (Lucas 6:17). También en Lucas 10: 1-16, Jesús envía setenta o setenta y dos discípulos en pares para preparar las ciudades para su visita. Se les instruye a aceptar la hospitalidad, sanar a los enfermos, y difundir la palabra del Reino de Dios que se acerca.

Los eruditos dividen el ministerio de Jesús en diferentes períodos. El ministerio de Galilea comienza cuando Jesús regresa a Galilea del desierto de Judea después de rechazar la tentación de Satanás. Jesús predica en Galilea, y en Mateo 4:18-20 se encuentra con sus primeros discípulos, que van a acompañarlo. Este período incluye el Sermón de la Montaña, uno de los principales discursos de Jesús, la calma de la tormenta, la multiplicación de los panes y los peces, el paseo sobre las aguas, y varios milagros y parábolas. Termina Con La Confesión De Pedro y la Transfiguración.

Mientras Jesús viaja hacia Jerusalén durante el Ministerio de Perea, regresa al lugar donde fue bautizado, aproximadamente un tercio del camino desde el mar de Galilea a lo largo del Jordán (Juan 10:40-42). El último ministerio en Jerusalén comienza con su entrada triunfal en la ciudad el domingo de Ramos.  en los evangelios sinópticos, durante esta semana expulsa del Templo a los cambistas y Judas negocia su traición. Este período culmina con la Última Cena y el discurso de despedida.

Enseñanzas, Sermones y Milagros

Sermón-en-el-Monte

Las enseñanzas de Jesús a menudo se analizan en términos de palabras y hechos. Las palabras incluyen una serie de sermones, así como parábolas que aparecen a lo largo de la narración de los Evangelios sinópticos (El Evangelio de Juan no incluye parábolas). Las obras contemplan milagros y otras acciones realizadas durante el ministerio de Jesús. Ahora bien, los Evangelios canónicos son la fuente principal de las enseñanzas de Jesús, las epístolas paulinas ofrecen algunos de los primeros libros escritos.

El Evangelio de Juan presenta las enseñanzas de Jesús no solo como sermones, sino también como revelación divina. Juan el Bautista, por ejemplo, dice en Juan 3:34: “porque el que Dios envió habla las palabras de Dios; porque Dios no le da el espíritu por Medida.” En Juan 7: 16 Jesús Declara, “Mi doctrina no es mía, sino el que me envió, “lo cual confirma en Juan 14: 10,” ¿no creéis que yo estoy en el padre, y que el padre está en mí? Las palabras que yo os digo, no las digo de mí mismo, sino que el padre, que está en mí, hace las obras.”

El Reino de Dios es uno de los elementos clave de las enseñanzas de Jesús en el Nuevo Testamento. Jesús no se promete a sí mismo ningún reino de todos los que escuchan su mensaje. Él llama a la gente a negar sus pecados y a dedicarse completamente a Dios. Jesús pide a sus seguidores que no descarten la ley, pero que consideren que él mismo la ha quebrantado, por ejemplo en la cuestión de sabat (ver crítica a los fariseos). Por lo tanto, cuando se le preguntó cuál sería el mandamiento principal, Jesús responde: “Amarás al Señor tu Dios con tu corazón y con toda tu alma y con tu pensamiento. Este es el primer y gran mandamiento.”(Mateo 22: 37-38); continuando: “y el segundo, así, es: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Estos dos mandamientos dependen de toda la ley y de los profetas.”(Mateo 22: 39-40). Entre las diversas enseñanzas de Jesús sobre ética están amar a los enemigos, suprimir el odio y el pecado, y ofrecer la otra Mejía (Mateo 5:21-44).

Las parábolas son más de 50 en los Evangelios correspondientes aproximadamente a un tercio de las enseñanzas escritas de Jesús. Las parábolas en la narración aparecen con sermones más largos y en diferentes lugares. A menudo presentan elementos simbólicos y conectan los universos físico y espiritual. Entre los temas más comunes de las parábolas están la bondad y la generosidad de Dios y los riesgos de la transgresión.  Algunas de las parábolas, como la del hijo pródigo (Lucas 15: 11), son relativamente simples, mientras que otras, como la Parábola de las semillas (Marcos 4:26-29), son difíciles de entender.

Clasificación de los milagros de Jesús

En los textos de los Evangelios, Jesús dedica gran parte de su ministerio a realizar milagros, especialmente curaciones. El conjunto de cuatro textos registra alrededor de 35 o 36 milagros. Los milagros se pueden clasificar en dos categorías principales: milagros de curación y milagros de la naturaleza. Los milagros de curación abarcan curaciones para enfermedades físicas, exorcismos y resurrecciones de los muertos. Los milagros de la naturaleza demuestran el Dominio de Jesús sobre la naturaleza, entre ellos la transformación del agua en vino, El Caminar sobre las aguas y la calma de una tormenta. Jesús afirma que sus milagros tienen origen divino. Cuando sus adversarios lo acusan de practicar exorcismos con el poder de Satanás, Príncipe de los demonios, Jesús responde que los practica por el “espíritu de Dios “(Mateo 12:28) o” dedo de Dios ” (Lucas 11: 20)

En Juan, los milagros de Jesús son descritos como signos, realizados para demostrar su misión y divinidad. Sin embargo, en los sinópticos, cuando se le pide que dé algunas señales milagrosas para demostrar su autoridad, Jesús se niega. Todavía en los evangelios sinópticos, la multitud a menudo reacciona con brillo y presión para curar a los enfermos. Por el contrario, el Evangelio de Juan indica que Jesús nunca fue presionado por la multitud, y que la multitud a menudo respondió a los milagros con confianza y fe. Una característica común de todos los milagros de Jesús en el texto de los Evangelios es que se hicieron voluntariamente y nunca a petición o a cambio de cualquier forma de pago. Los episodios que contemplan descripciones de los milagros de Jesús a menudo también incluyen enseñanzas, mientras que los milagros en sí implican un cierto elemento de enseñanza. Muchos de los milagros enseñan la importancia de la fe. En la curación de los leprosos y la resurrección de la hija de Jairo, por ejemplo, se les dice a los beneficiarios que su curación se debió a su fe.

Anuncio de Cristo y Transfiguración

Jesús -transfiguración

Alrededor de la mitad del texto de cada uno de los tres Evangelios, dos episodios relacionados marcan un punto fundamental en la narración: la confesión de San Pedro y la Transfiguración de Jesús. Ambos tienen lugar cerca de Cesarea de Felipe, un poco al norte del Mar de Galilea, durante el comienzo del viaje final a Jerusalén que termina en la pasión y resurrección de Jesús. Estos acontecimientos marcan el comienzo de la revelación progresiva de la identidad de Jesús a sus discípulos y a su visión de su propio sufrimiento y muerte.

La confesión de Pedro comienza con un diálogo entre Jesús y sus discípulos en Mateo 16:13, Marcos 8: 27 y Lucas 9: 18. En Mateo, Jesús pregunta a sus discípulos: “¿Y quién decís que soy yo?“. Pedro responde “tu Cristo o Cristo, el hijo del Dios viviente.” Jesús responde: “Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque esto no te lo reveló carne ni sangre, sino Mi Padre que está en los cielos”Con esta bendición, Jesús afirma que los títulos que Pedro le ha asignado se revelan de manera divina, declarando así inequívocamente ser Cristo y el hijo de Dios.

El texto de la Transfiguración aparece en Mateo 17: 1-9, marcos 9: 2 y Lucas 9: 28-36. Jesús lleva a Pedro y a dos apóstoles a un monte sin nombre, donde “se transfiguró delante de ellos, y su rostro resplandeció como el sol, y sus vestiduras se volvieron blancas como la luz.” Una nube brillante aparece alrededor de él, oyendo una voz celestial: “Este es mi hijo amado, en quien me complazco ¡Escúchenle!;” (Mateo 17, 1-9). La Transfiguración confirma que Jesús es el hijo de Dios (como en su bautismo), y la petición “escúchenle” lo identifica como Mensajero y portavoz de Dios.

Facebook Commentarios
Advertisement

Opinión

Fanpage PYSN

Advertisement

Noticias Curiosas (•ө•)

Actualidad

Tendencias