El equipo de la Universidad de Kyoto planea inyectar cinco millones de células madre pluripotentes inducidas (iPS) – que tienen el potencial de convertirse en cualquier célula del cuerpo – en el cerebro de los pacientes, dijo la universidad en un comunicado.

Las células iPS de donantes sanos serán desarrolladas en las células cerebrales productoras de dopamina, que no están presentes en las personas con la Enfermedad de Parkinson.

La enfermedad de Parkinson es un trastorno neurológico crónico y degenerativo que afecta al sistema motor, muchas veces causando temblores y otras dificultades en el movimiento.

10 millones de pacientes

Alrededor de 10 millones de personas sufren de esta enfermedad, de acuerdo con la Fundación de la Enfermedad de Parkinson.

Las terapias actualmente disponibles “mejoran los síntomas sin retardar o detener la progresión de la enfermedad”, señala la fundación. La nueva investigación busca revertir activamente la enfermedad.

El ensayo clínico con siete participantes, entre los 50 y 69 años de edad, arranca el miércoles. La universidad hará un seguimiento de las condiciones de los pacientes durante dos años después de la operación.

La prueba en humanos llega después de un examen previo en el que participaron los monos.

Investigadores anunciaron el año pasado que los primates con síntomas de Parkinson recuperaron parte de su movilidad después de haber sido introducidas células iPS en sus cerebros. Informaron también que estas células no se han convertido en los tumores durante los dos años después de su trasplante.

Las células iPS son creadas estimulando la transformación de células maduras, ya especializadas, para que vuelvan al estado juvenil – una especie de clonación sin la necesidad de un embrión.

Estas células, por ser utilizados en el propio paciente, son menos propensos a ser rechazadas por el organismo humano.

Facebook Commentarios