Los científicos pudieron crear en laboratorio vasos sanguíneos humanos funcionales. Una hazaña sin precedentes que puede ayudar a estudiar y tratar enfermedades como la diabetes y el Alzheimer.

vasos sanguíneos

Los vasos sanguíneos fueron “cultivados” en placas de Petri a partir de células madre humanas (células que se diferencian en otras) y luego trasplantados en ratas, donde se desarrollaron en arterias y capilares, en un comunicado de la Universidad de Columbia Británica (UBC en inglés), en Canadá, que coordinó la investigación.

Este avance científico inédito es detallado en un artículo en la revista científica Nature y representa una gran noticia para la investigación de enfermedades como la diabetes, abriendo el camino para la posibilidad de “prevenir cambios en los vasos sanguíneos”, una de las principales causas de muerte entre las personas que sufren de esta enfermedad, como explica la Universidad.

“Ser capaz de construir vasos sanguíneos humanos como organóides a partir de células madre es un cambio revolucionario”, destaca el investigador que lideró la investigación, Josef Penninger, director del Instituto de Ciencias Biológicas de la UBC.

vasos sanguíneos

“Todos los órganos de nuestro cuerpo están conectados al sistema circulatorio. Esto puede, potencialmente, permitir a los investigadores descubrir las causas y tratamientos de una variedad de enfermedades vasculares, desde el Alzheimer hasta las enfermedades cardiovasculares, problemas de cicatrización de heridas, infartos, cáncer y, por supuesto, diabetes”, destaca Penninger.

Los autores de la investigación dan cuenta que muchos de los síntomas de la diabetes, que afecta a cerca de 420 millones de personas en todo el mundo, son el resultado de cambios en los vasos sanguíneos, como el aumento del espesor de las paredes de los vasos, lo que perjudica la circulación sanguínea y el suministro de oxígeno y nutrientes a las células y a los tejidos.

La forma en que estos cambios se desarrollan sigue siendo desconocida. Y este fue el punto de partida de los investigadores que crearon tres modelos tridimensionales de organoides de vasos sanguíneos humanos en una placa de Petri.

Los ‘organoides vasculares’, que mimetizan la estructura y el funcionamiento de los vasos sanguíneos humanos, pueden ser un ‘instrumento’ prometedor para estudiar enfermedades asociadas a cambios en el funcionamiento de los vasos sanguíneos y probar nuevos tratamientos.

El descubrimiento es especialmente importante también porque, además de demostrar que es posible “cultivar” vasos sanguíneos a partir de células madre, también confirma que se puede desarrollar un sistema vascular humano funcional en otra especie.

“Nuestros organóides se asemejan bastante a los capilares humanos, hasta el nivel molecular, y ahora podemos utilizarlos para estudiar las enfermedades de los vasos sanguíneos en el tejido humano”, destaca el investigador Reiner Wimmer, del Instituto de Biotecnología Molecular de la Academia de Ciencias de Austria, que también estuvo involucrado en la investigación.

Durante la investigación, también se observó en modelos animales que la inhibición de la expresión de la enzima “y-secretase” puede ayudar a tratar la diabetes, ya que evita que las paredes de los vasos sanguíneos se vuelvan gruesas.

Facebook Commentarios