Incendio, suicidio y populismo

0
233

Como reiteradamente vengo sosteniendo en varias de mis columnas de opinión, el populismo ha invadido la conducta de nuestras más altas autoridades, situación que lamentablemente trae nefastas consecuencias para la política del Estado peruano, en la medida que la mayoría de decisiones y actuaciones públicas de los representantes del gobierno están supeditadas a apariciones meramente populistas que los desenfocan de los verdaderos menesteres que deben ocupar al Presidente y sus Ministros, como son la atención de las políticas de Estado hacia los diferentes sectores de la administración pública nacional.

Lamentablemente, nuestros políticos “juegan para la tribuna”, y para ejemplo basta con remitirnos al lamentable incendio ocurrido el pasado viernes en la zona de “Mesa Redonda”, que ha dejado cuantiosos daños materiales, sin heridos ni pérdidas de vidas que lamentar; lo curioso es que como se trató de un incendio de dimensiones importantes, el Presidente apareció en escena frente a los medios de comunicación, ataviado con su elegante casco blanco cual brigadista o bombero, para explicar lo que debían hacer las diferentes Bombas de la Compañía de Bomberos que estaban presentes en el lugar, y por supuesto dando explicaciones sobre las causas del incendio y de las medidas de seguridad a adoptarse para controlar el fuego ¡Increíble!.

A lo sumo se acepta la presencia del Ministro del Interior ¿Pero qué hace ahí el Presidente de la República? ¿Acaso no bastaba con la presencia del alcalde de Lima? Definitivamente, su presencia en el lugar es una típica conducta meramente populista. Imagínense a la Canciller alemana Angela Merkel apareciendo en un incendio en cualquier punto de Berlín; quizás nuestro Presidente quiso copiar al Presidente francés Macron en el incendio que afectó a la Catedral de Notre Dame, o quiso imitar a George Bush durante la catástrofe en las Torres Gemelas.

Estas conductas populistas se han vuelto tan cotidianas que la población ya ni las nota. Otra de estas apariciones mediáticas se dio durante el trágico suicidio del expresidente Alan García, cuando la propia Ministra de Salud se presentó para dar una conferencia de prensa, dirigida seguramente a los periodistas de su elección, pretendiendo explicar cómo se había conducido la atención médica del fallecido expresidente ¿No correspondía esto al Director del Hospital? ¿Para qué era necesaria la presencia de la Ministra de Salud? ¿Para ganar cámaras?. Pareciera válida la presencia de la Ministra en esta circunstancia, pero analicemos bien si la primera responsable de las políticas públicas en salud de un Estado está para invertir su tiempo en dar ese tipo de conferencias y explicaciones a la opinión pública, en vez de concentrarse en los grandes problemas que afectan la administración de la salud en el país.

Simplemente todo es puro populismo. Lamentablemente la noticia del suicidio del expresidente y el incendio en Mesa Redonda son asuntos que dan cámaras y resultan propicios para que los políticos pretendan figurar en los medios.

Todo esto refleja que la falta de gestión y de acción es tapada con el populismo y la aparición mediática para distraer al pueblo y a la opinión pública. Esperemos que esto cambie pronto. Hasta la próxima semana.

Facebook Commentarios