Esto es impresionante, el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH / Sida) también está escondido en depósitos de un tipo de células del sistema inmunitario llamadas macrófagos encontradas en el aparato reproductor masculino. Estas estructuras pueden despertarse de su estado latente y atacar el sistema inmunitario a la primera oportunidad.

SIDA

Los depósitos del virus del Sida en el cuerpo humano han sido la principal barrera para encontrar una cura para la infección. El virus se esconde en lugares inaccesibles a terapias antirretrovirales y no permite su inactivación en el organismo.

En estos depósitos, el virus se espera, en un estado de latencia, la primera oportunidad de atacar de nuevo al cuerpo humano. Normalmente lo hace cuando hay fallos en el sistema inmunológico.

Ahora, un equipo de investigadores del laboratorio Morgane Bomsel, del Centro Nacional francés para la investigación Científica, ha descubierto exactamente dónde puede esconderse ese virus en el pene humano. El artículo científico fue publicado el mes pasado en la revista Nature. La noticia sale en el periódico Público.

El equipo analizó 20 penes y descubrió que el principal reservorio de VIH en la uretra está en las células del sistema inmunitario llamadas macrófagos – y no en los linfocitos T. los macrófagos son células grandes de los glóbulos blancos que responden a infecciones. Se sabía que el virus se escondía en estas células del cerebro y el hígado, pero no en la uretra.

Los investigadores analizaron en detalle la anatomía de 20 Penes de individuos que pasaron por una cirugía de cambio de sexo, algunos de ellos infectados por el virus del Sida. Confirmada la presencia de depósitos VIH en los macrófagos de la uretra, el equipo de investigadores también ha confirmado que el virus durmiente puede despertar de su estado latente y multiplicarse, fomentando una mayor carga viral del VIH en el organismo.

Cuando miraron a los tejidos de las uretras cedidas por seropositivos que han hecho el tratamiento anti-retroviral por largos períodos de tiempo, por lo tanto, presentaban cargas virales suprimidas, los científicos observaron que los reservorios de VIH existían sólo en los macrófagos y no se podía encontrar rastros del virus en los linfocitos-T, las células diana de la mayoría de las investigaciones sobre la enfermedad.

“Descubrimos que el VIH forma reservorios virales en macrófagos de la mucosa de la uretra masculina de individuos virologicamente suprimidos por la terapia antirretroviral combinada, estableciendo en el macrófago el principal nicho de persistencia viral en la uretra”, aclara Fernando Real, investigador brasileño y uno de los autores del estudio, citado por el diario Público.

El objetivo ahora es crear tratamientos que despierten estos depósitos para luego eliminarlos. Sin embargo, esto no es lo que este equipo francés va a hacer por el momento: “Queremos encontrar un marcador, una proteína o un factor específico, expresado exclusivamente en estos macrófagos depósitos de VIH. Si encontramos esa marca definidora, podemos entrenar al sistema inmunológico para identificar, rastrear y destruir el macrófago reservorio específicamente”, dijo Fernando Real al referido periódico.

Facebook Commentarios