Huawei ya está produciendo teléfonos inteligentes que no tienen componentes fabricados por empresas estadounidenses. Un análisis realizado por las empresas Fomalhaut Techno Solutions y UBS, a diferentes modelos comercializados por la gigante China, muestra que Huawei Y9 Prime (versión 2019) y el recién anunciado Huawei Mate 30 ya no tienen ningún componente de origen estadounidense.

Huawei

Según el análisis, la tecnología china sigue dependiendo de los proveedores estadounidenses en la producción de otros modelos de smartphones – como P30 Pro y Mate 20X 5G –, pero muestra un cambio de actitud de la empresa con respecto a la dependencia de componentes estadounidenses.

Un reportaje del Wall Street Journal (WSJ) revela, por ejemplo, que en lugar de la Estadounidense Ciruss Logic, Huawei está utilizando la neerlandesa NXP para suministrar amplificadores de audio y está utilizando la propia unidad de producción HiSilicon para producir chips Wi-Fi y Bluetooth, en lugar de los de la Estadounidense Broadcom.

A pesar del” mensaje ” que Huawei pasa al producir smartphones sin componentes de origen americano, la empresa sigue dispuesta a volver a hacer negocios con las organizaciones estadounidenses.

“Nos gustaría seguir usando componentes americanos. Es bueno para la industria estadounidense. Es bueno para Huawei. Pero eso nos fue arrebatado de las manos”, dijo John Suffolk, director de CiberSeguridad de la gigante China, en declaraciones a la WSJ.

A pesar de esta independencia en el hardware, Huawei sigue teniendo problemas con el software: la tecnología sigue estando prohibida para preinstalar software de Google en los equipos de la marca, lo que significa que la tienda de aplicaciones Android y servicios populares como Gmail, Google Maps y Google Fotos no están disponibles oficialmente en los nuevos equipos de Huawei, como Mate 30 Pro.

Seguro te interesa  Facebook y la Universidad Técnica de Munich Anunciar Nuevos Independiente TUM Instituto de Ética en la Inteligencia Artificial

Hay que recordar que Huawei forma parte de una” lista negra ” de entidades con las que las empresas estadounidenses no pueden hacer negocios – aunque actualmente disfruta de un período de 90 días para seguir negociando con productores estadounidenses.

Facebook Commentarios