La gigante China de telecomunicaciones Huawei ha anunciado hoy que lanzará un smartphone de próxima generación basado en su propia tecnología en lugar de usar componentes estadounidenses, ilustrando los esfuerzos para reducir la dependencia de los proveedores de los Estados Unidos.

Huawei

Huawei Technologies Ltd., el mayor fabricante mundial de equipos de red, está invirtiendo miles de millones de dólares en el desarrollo de su propia tecnología de chips, en la que los proveedores estadounidenses son líderes mundiales.

De este modo, la empresa reduce el riesgo de depender de la importación de componentes de los Estados Unidos en un momento de creciente disputa comercial entre Pekín y Washington, suscitada por la ambición China para el sector tecnológico.

El dispositivo, anunciado por Huawei como el primer smartphone plegable de quinta generación, será exhibido el próximo mes durante el mayor evento anual del sector, El Mobile World Congress, en Barcelona, dijo hoy Richard Yu, CEO de la unidad de consumo de la empresa.

El teléfono utiliza el chipset Kirin 980 de Huawei, y el módem Balong 5000, en lugar de los componentes de proveedores tradicionales, como Qualcomm, con sede en los Estados Unidos.

Las ventas de productos de Huawei no se vieron afectadas por las alertas de seguridad en algunos países occidentales y aumentaron más del 50% el año pasado, afirmó Yu a los periodistas.

El Director General afirmó que las ventas de su unidad superaron los 52 000 millones de dólares, o más de la mitad de los 100 000 millones de ingresos anuales previstos para 2018.

Seguro te interesa  Yamaha despliegue de AirPlay 2 Apoyo en la selección de Audio para el Hogar Productos de Partida a finales de Este Mes

Huawei aún no ha publicado los resultados financieros de 2018.

“En este complicado entorno político, hemos mantenido un crecimiento fuerte”, dijo Yu.

Huawei sigue dependiendo mucho de Intel Corp. y otros proveedores estadounidenses, pero ha desarrollado sus propios chips, cada vez mejores, para smartphones y servidores.

La compañía usa sus propios chipsets sólo en sus productos.

Qualcomm tiene una gama mucho mayor de productos y patentes para chips usados en smartphones, pero Huawei está acortando la distancia, según Xi Wang, de IDC, empresa líder mundial en servicios de consultoría en el sector tecnológico.

“En general, los chips de Huawei tienen el mismo rendimiento que los chips de Qualcomm“, explicó. “No sólo en el nivel medio, sino también en la gama alta, Huawei puede competir con Qualcomm”, predijo.

Otro fabricante chino de teléfonos móviles, ZTE Corp., estuvo a punto de quebrar el año pasado, después de que Washington cortara el acceso de la empresa a la tecnología estadounidense debido a las exportaciones a Irán y Corea Del Norte, que violaron las sanciones estadounidenses.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, restauró el acceso después de que ZTE pagara una multa de mil millones de dólares y accediera a reemplazar a su equipo ejecutivo y contratar a responsables elegidos por Washington.

Huawei

El anuncio de hoy ilustra los esfuerzos de las empresas chinas por desarrollar su propia tecnología, para competir globalmente y reducir la dependencia de los conocimientos técnicos importados.

El liderazgo chino quiere convertir las empresas del país en actores importantes en actividades de alto valor agregado, como inteligencia artificial o robótica, amenazando el dominio estadounidense en esas áreas.

Seguro te interesa  HBO Añadido a la " Manzana de los Canales de TELEVISIÓN en el Último iOS 12.3 y tvOS 12.3 Betas

Las ambiciones del país ya han dado lugar a una guerra comercial con los Estados Unidos, que exige un mayor acceso al mercado chino, una mejor protección de la propiedad intelectual y el fin del ciberespacio sobre secretos comerciales de empresas estadounidenses.

Pero el Partido Comunista Chino es reacio a renunciar a sus planes, que considera cruciales para elevar el estatus global del país.

Como primer actor mundial chino en el sector tecnológico, Huawei es políticamente importante y ha sido objeto de un escrutinio creciente en varios países.

Australia y Nueva Zelanda han prohibido las redes de la quinta generación (5g) de Huawei por razones de seguridad nacional, después de que los Estados Unidos y Taiwán, que mantienen restricciones más amplias a la empresa, adoptaran la misma medida.

También Japón, cuya agencia para la seguridad en el ciberespacio calificó a la firma china de “alto riesgo”, prohibió las compras a Huawei por departamentos gubernamentales.

Pero durante la reciente visita a Lisboa del Presidente chino, Xi Jinping, se firmó entre Altice y Huawei un acuerdo para el desarrollo de la tecnología 5G en Portugal, a pesar de que la Unión Europea también asumió “estar preocupada” por la empresa y otras tecnologías chinas, debido a los riesgos que plantean para la seguridad.

Las redes inalámbricas de Quinta generación (5G) están destinadas a conectar coches autónomos, fábricas automatizadas, equipos médicos y centrales eléctricas, por lo que varios gobiernos han considerado las redes de telecomunicaciones como activos estratégicos para la seguridad nacional.

La empresa emplea a 180.000 personas y las ventas superaron los 100.000 millones de dólares en 2018.

Facebook Commentarios