El fabricante Huawei ha acusado hoy a los Estados Unidos de lanzar ciberataques contra los sistemas de la empresa para impedir la normalidad operativa del grupo tecnológico chino.

Huawei

“En los últimos meses, el Gobierno de los Estados Unidos ha estado aprovechando su influencia política y diplomática para presionar a otros gobiernos para que prohíban los equipos de Huawei”, dice la empresa citada por la agencia de noticias financieras Bloomberg.

En este contexto, la compañía acusa a Washington de lanzar ciberataques para “infiltrarse en la intranet de Huawei y en los sistemas de información internos de la empresa”.

También afirma que los Estados Unidos han dado indicaciones para que “la policía amenace, coacee e incite a los antiguos y actuales trabajadores de Huawei a volverse contra la empresa, a trabajar para ellos”, así como “a arrestar ilegalmente a los trabajadores y socios de Huawei”.

Huawei va más lejos acusando a Washington de “utilizar todas las herramientas a su disposición”, no sólo las administrativas, sino también las judiciales, y utilizando “otros medios sin escrúpulos”.

Contactado por Bloomberg, el Consejo Nacional de seguridad de los Estados Unidos no ha respondido por el momento a la acusación hecha por Huawei en su comunicado.

Los Estados Unidos y el gigante tecnológico Huawei están involucrados en una guerra mundial por la ciberseguridad y la infraestructura mundial.

Washington ha intentado ejercer su influencia sobre los aliados para prohibir Huawei debido a la preocupación de que el Gobierno chino pueda obligar a la empresa a facilitar el acceso a los datos que procesa para Espionaje, aunque Huawei ha negado esta posibilidad.

Huawei, el 23 de agosto, advirtió de la” señal muy peligrosa “que el gobierno estadounidense estaría dando al mercado tecnológico, al querer prohibir la empresa de los Estados Unidos, afirmando temer una” ola de irracionalidad ” tras estas decisiones.

El representante de Huawei en las instituciones europeas, Abraham Liu, dijo entonces en Bruselas que los Estados Unidos habían anunciado las restricciones al fabricante chino porque querían “mantener el predominio de la industria de la tecnología de punta”.

“Pero si el mercado mundial sigue permitiendo a los Estados Unidos hacer lo que quieren, se está enviando una señal muy peligrosa” a nivel internacional”, señaló el responsable.

Facebook Commentarios