Los residentes de la ciudad de Eindhoven, en Holanda, ya pueden habitar casas con partes impresas en 3D a partir de 2019. La ciudad será la sede del primer condominio experimental del Milestone, un proyecto dirigido por investigadores de la Universidad Tecnológica de Eindhoven, que busca nuevas soluciones para el sector de construcción civil. Las residencias tendrán paredes curvas compuestas por un concreto especial, hechas por un brazo robótico.

Inicialmente, cinco unidades serán construidas. El diseño es futurista, y cada domicilio tendrá un distinto nivel de complejidad, pero todos han sido pensados para ofrecer las comodidades de una vivienda común. Las piezas serán impresas y luego transportadas para el local, pero la intención de los ingenieros es que, más adelante, el equipo pueda ser llevado a la zona y trabajar en el propio emplazamiento de la obra.

Según Rudy van Gurp, gerente de proyecto de una empresa constructora, socio del Milestone, el diseño innovador de las casas de Eindhoven es una gran ventaja, pero la idea es permitir que, en un futuro próximo, los propios residentes piensen en el formato de sus hogares antes de la impresión. “Las personas van a poder idear inmuebles que se adapten a sus necesidades particulares, personalizar cada detalle y hacerlos muy atractivo”, dijo.

Hoy en día, sólo las paredes de las viviendas serán hechas por el brazo robótico, pero los ingenieros responsables creen que las posibilidades en la construcción civil son mucho mayores. Para ellos, es sólo una cuestión de tiempo hasta que la tecnología proporcione a las empresas el desarrollo de piezas de hormigón extremadamente versátiles, de los más variados tamaños y formatos, y de coste muy reducido.

 

Facebook Commentarios