Holanda ha producido por primera vez plátanos en laboratorio. La idea del científico que desarrolló el experimento surgió de la existencia de un hongo que se desarrolla en la tierra y causa la muerte de las plantas.

plátanos

Al eliminar la tierra del proceso y utilizando fibra de coco – obtenida a través de la cáscara de coco – y lana mineral o piedras – fibras obtenidas de roca basáltica–, las plantas crecieron “muy bien con la aplicación de nutrientes”, explicó a la BBC. Se cultivaron 60 plantas de plátanos en invernadero.

Gert Kema, profesor de patología de plantas tropicales de la Universidad de Wageningen (Países Bajos), señaló que sacar los plátanos de la tierra era una respuesta a la “enfermedad de Panamá”, causada por un hongo transmitido por el suelo.

“No se trata de plátanos hidropónicos [técnica de cultivar plantas sin suelo, en las que las raíces reciben una solución nutritiva balanceada que contiene agua] porque las raíces no están en una solución a base de agua”, señaló el científico. “Añadimos nutrientes a través del riego por goteo.”

Cultivar plátanos en un entorno artificial permite controlar cada aspecto del proceso y evitar la pérdida de nutrientes de acuerdo con Kema. “Es un ejemplo de Agricultura de precisión que permite crear una mayor separación entre las plantas que reciben más luz y maduran más rápido.”

La denominada” enfermedad de Panamá ” – por haber sido detectada primero en este país – ya ha llevado a la extinción de la variedad Gros Michel, el plátano campeón de las exportaciones en los años 1950.

Es causado por el hongo fusarium oxysporum, un agente patógeno de difícil combate ya que nace en la tierra y se propaga fácilmente por el agua y las partículas de tierra, especialmente en contacto con zapatos, ropa y herramientas.

“Creo que este método tiene mucho potencial y permitirá evitar pérdidas por enfermedades y plagas. Podría contribuir al control del mal de Panamá y de otras enfermedades transmitidas por el suelo que amenazan producciones mundiales”, dijo Kema.

Uno de los mayores productores de plátanos, la empresa suiza Chiquita, mostró interés en esta investigación holandesa e hizo una prueba en Filipinas. “Esperamos hacer otras pruebas, aunque no hayamos definido dónde. Queremos experimentar la técnica en alguna parte del mundo afectada por el hongo TR4”, remató al investigador.

Facebook Commentarios