El último entrenamiento de Juventus antes de la visita al Atlético de Madrid, para la primera jornada de la fase de grupos de la Liga de Campeones, contó con un momento de tensión protagonizado por Gonzalo Higuaín.

El internacional argentino perdió los estribos y, por el medio, pateó a un entrenador adjunto y destruyó un cartel.

En medio de todo esto, el señor Ronaldo, que también participaba en la sesión, se limitó a ello… reír.

Facebook Commentarios
Seguro te interesa  Champions. Ajax contra la maldición de los 20 años