Esta pandemia quedará para siempre en la historia de la humanidad y probablemente será la que más datos guardados tendrá. Además de la tecnología digital moderna grabar todo lo que está pasando, la propia naturaleza hace su recogida para la posteridad.

glaciares

Los árboles, el suelo, las rocas y el hielo son testigos de todos los hechos planetarios. En los glaciares hay pistas de lo que pasó en el pasado remoto de la Tierra. En el futuro, ese será el hielo que dirá algo sobre la pandemia provocada por COVID-19.

Los Investigadores revelan que en este momento los grandes bloques de hielo están recogiendo pruebas físicas, químicas y biológicas de la enfermedad.

Los Glaciares son discos duros de la copia constante del planeta.

Los glaciares son un compendio de historia de la Tierra, del paso por el planeta de los dinosaurios, del hombre de la prehistoria, de la revolución industrial y de mucho del mundo desde que lo conocemos.

Estos registros serán encerrados en el hielo y preservados como tales. Y eso significa que en 100 o 200 años, este hielo mostrará todo lo que hay en la atmósfera ahora e informará a las generaciones futuras de lo que está pasando en este momento.

Dijo Lonnie Thompson, profesor de Ciencias de la Tierra en la Universidad de Ohio.

Como muy positivo, los indicadores ambientales provocados por la pandemia COVID-19 dan cuenta de una mejor atmósfera de la Tierra. Así, las personas confinadas en casa, la caída de los niveles de dióxido de nitrógeno y dióxido de azufre en el cielo de China, en Europa y en gran parte de los Estados Unidos provocarán un registro único.

Seguro te interesa  La foto del año es angustiosa: el World Press Photo 2019

La disminución de estos elementos químicos será evidente en los niveles de nitrato y sulfato en los núcleos de hielo que serán recuperados por futuros glaciólogos.

Los Núcleos de hielo son cronogramas

Durante décadas, Thomson llevó equipos de científicos a algunas de las áreas más remotas del mundo para perforar largas columnas de hielo glaciar llamadas núcleos. La nieve y el hielo se forman cada año en glaciares alrededor del mundo. En las partes más frías del planeta, la nieve y el hielo no se derriten, todo se acumula año tras año, dejando una “grabación” anual durante milenios.

Por lo tanto, este agua congelada no sólo captura microbios, bacterias, virus, plantas e incluso animales, sino que también preserva todo en la atmósfera en el momento en que se forma. Eso significa que los núcleos actúan como una especie de línea temporal.

Facebook Commentarios