Grupo El Comercio se comió con todo a Epensa

0
159

Pobre Lucho Banquero, estará revolcándose de rabia en su tumba, por la estupidez delos Agois. Oiga usted,  los Miro Quesada, son recontra moscas, se la saben todas;  en un reporte enviado a la Superintendencia del Mercado de Valores (SMV), el grupo El Comercio informó que cerró el contrato de compra-venta de acciones de Prensmart (la otra parte de Epensa) el pasado viernes. Con dicha transacción, el grupo El Comercio se convierte en propietaria del 100% de las acciones de Prensmart SAC, empresa que imprime y comercializa los diarios “Correo”, “El Bocón” y “Ojo”. ¿Y ahora que controlan los Agois?.

Según el contrato, el grupo El Comercio adquirió el 36,4% de las acciones del capital social de la empresa Prensmart S.A.C. Asimismo, se efectuó la compra del 36.4% de las acciones representativas del capital social de la empresa Jorsar SAC – propietaria del edificio donde opera Prensmart en Santa Catalina (La Victoria) – y un porcentaje similar de las acciones representativas del capital social de la empresa Alfa Beta Sistemas SAC.

Para salir del paso y calmar las aguas, Jaime Gustavo Graña Belmont, gerente general de la empresa editora El Comercio, señala que Luis Agois continuará como presidente del Directorio de Gesac, empresa encargada de la línea editorial de los diarios “Correo”, “El Bocón” y “Ojo”. “Es correcto (los Agois van a seguir manejando la línea editorial)”, cita el diario La República…jajaja ¡Como empleados y no como accionistas!

El 17 de marzo del presente año decía en este mismo espacio preguntaba  ¿Alguien puede creer  en la parálisis de Grupo El Comercio? https://pysnnoticias.com/alguien-puede-creer-en-la-paralisis-de-grupo-el-comercio/ Bueno, este pechito la conoce todas, el  17 de diciembre del 2017, aquí en pysnnoticias señalé que  “Grupo El Comercio, comenzó a ajustar a “Correo” e hijastros”. Se los dije a muchos colegas, que Grupo El Comercio en algún momento sacara las garras y se tragara a Epensa con los Agois juntos. Nadie me creía, decían que lo mío era una exageración.

En verdad no estaba equivocado, los Agois Banchero y los Miro Quesada, nos querían tomar el pelo cuando decían que “en el Perú ningún medio controla la libertad de expresión ni a la opinión pública”. Qué Epensa, es la única responsable de la línea editorial y producción periodística y que El Comercio-con su 54% de acciones- solo se encarga de la impresión, distribución y comercialización de los diarios. Por lo menos yo nunca me trague ese cuento, conociendo a los Miró Quesada, sabia que ya controlaban las 14 oficinas regionales de exEpensa y editan sus periódicos con información regional.

La muerte anunciada, hoy, los Miró Quesada han comenzado a digerir aquel bocado. Los cambios empezaron hace unos meses, cuando el holding mediático tomó el local que los Agois tenían en La Victoria, ordenaron ajustar el presupuesto y el cierre de algunas de las publicaciones de Epensa, ejecutaron el despido de periodistas y acorralaron al español Francisco Flores, encargado de todos los contenidos periodísticos, hasta que finalmente renunció. Al final, el papel de la familia Agois quedo reducido al de testigos de cargo. Les metieron una pata en el culo, por idiotas…por traicionar a Lucho Banchero Rossi.

Vuelvo a preguntar, mientras en otros países muchos grandes diarios han quebrado recientemente sin ser rescatados o remplazados. Este peligro de bancarrota amenaza a muchos otros periódicos más y nada indica que esta tendencia va a pararse. ¿Los periodistas debemos preocuparnos o lamentarnos por el fin del periodismo profesional en los EEUU, en Europa, o en alguna parte de América? ¿Por el contrario, alegrarnos de la muerte de un modelo económico que desde hace décadas ha privilegiado la rentabilidad y la ganancia por encima de la investigación y objetividad periodística? ¿O alegrarnos de la “concentración de medios” por parte de Grupo El Comercio?

Nos debe preocupar que ¿La actualidad, viene marcada por el objetivo del periódico de difundir las últimas noticias de una forma regular y permanente? ¿La periodicidad viene dada por la regularidad con la que se publica el periódico? ¿Defender sus privilegios para hacer negocios o la democracia?  Esta es una realidad-así nos duela-que a todos los periodistas nos debe preocupar. EL NEGOCIAZO DE GRUPO EL COMERCIO. Porque esa concentración significa que existe una posición de dominio en la publicidad y posibles condicionamientos en el circuito de distribución, incluso puedo afirmar que la concentración del 78% de los medios de comunicación por parte del Grupo El Comercio, permite la total distorsión de la libre competencia.

Se las pinto más fácil, “presionar a los principales anunciantes” que colocar su publicidad en ese pequeño nicho del 22% IMPEDIRÍA ANUNCIAR EN ESE 78% O COBRAR LA TARIFA QUE LES DE LA GANA”? Mejor dicho, Intimidar a las voces discordantes o críticas con ese 78% ya que con ese poder se puede vacar a un presidente, destruir políticamente a cualquier candidato. Con ese 78% el Grupo El Comercio se convierte en el gran elector. Queda claro que para los peruanos que amamos la libertad de prensa y la democracia, con esta capacidad y particularidad del Grupo El Comercio nos acondiciona. Solo pregunto ¿Peligra la Libertad de prensa y la libertad de expresión por la “concentración de los medios” a través de arreglos comerciales? SI.

En realidad, el Grupo El Comercio, atravesó el rubicón informativo, político y jurídico, particularmente a mí no me quedad ninguna duda. La concentración de los medios de comunicación y la libertad de expresión en pocas manos, es un peligro para la sociedad peruana y viola la Constitución de la República, porque los grandes medios de comunicación producen las noticias que transmiten. Esto es algo que los peruanos olvidamos con frecuencia. Los medios son emisores además de transmisores. No son el tablón de corcho donde cada persona cuelga su aviso sino que, como el uranio emite radiaciones, los llamados medios emiten su versión del asunto, su versión de la realidad… desde allí pueden manipular a la opinión pública de acuerdo a sus intereses.

La Constitución vigente de 1993 establece que los medios de comunicación social –y en general las empresas periodísticas–, los bienes y servicios relacionados con la libertad de expresión y de comunicación, “no pueden ser objeto de exclusividad, monopolio ni acaparamiento”, por parte del Estado ni de particulares. Los organismos estatales y gremiales hacen “mutis”, no se pronuncian por temor a Grupo El Comercio.

¿Ahora que dirán mis detractores?

Facebook Commentarios
Jaime Uribe Rocha Periodista y columnista en medios escritos, experto en marketing político