El gobierno y la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) anunciaron la noche de este domingo (13) un acuerdo para detener la ola de 11 días de protestas en el país.

El presidente Lenín Moreno se retractó y aceptó la revocación del decreto que retiraba las subvenciones a los combustibles. Manifestantes firmaron el acuerdo en las calles de la capital, Quito.

Después de la reunión con los líderes indígenas, Moreno declaró que el decreto 883 será derogado y sustituido por un nuevo texto, que será redactado por una comisión integrada por organizaciones del movimiento indígena, “con la mediación de las Naciones Unidas y de la Conferencia Episcopal de Ecuador, y con la supervisión de las demás funciones del Estado”.

La expectativa es que el Acuerdo ponga fin a los disturbios en todo el país, que ya han dejado siete muertos, 1.340 heridos y 1.152 presos, según la Defensa Pública.

“El bien más valioso que tenemos es la paz, y yo valoro la paz como valoro el sacrificio de los hermanos indígenas”, dijo el presidente.

Fin de los subsidios y el inicio de las protestas

La retirada de las subvenciones a los combustibles, que habían estado en vigor durante cuatro décadas, formaba parte de un paquete de ajustes para cumplir objetivos correctos con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Ecuador le pidió al fondo un préstamo de$ 4.200 millones.

El combustible subió el 123% 

El fin de las subvenciones provocó una subida de hasta el 123% en el precio de los combustibles y desencadenó una ola de protestas en las principales ciudades ecuatorianas. En respuesta a ellos, el gobierno decretó “estado de excepción” y luego trasladó la sede del gobierno de Quito a la ciudad costera de Guayaquil. Las medidas no contenían las manifestaciones.

Seguro te interesa  Ministra de Inclusión dio alto puesto a funcionario corrupto de Villarán

Al principio de las conversaciones, Moreno afirmó que los más ricos y los traficantes de gasolina eran los que más se beneficiaban de la subvención a los combustibles. “Si eso también está afectando a los más humildes, tenemos que dialogar. Pero no es justo que esos grupos poderosos se hagan aún más poderosos con el subsidio”, advirtió.

El presidente de la Conaie, Jaime Vargas, aprobó el acuerdo, pero pidió al gobierno que respetara la Constitución. “Nuestros territorios se ven afectados por la acción de las transnacionales. En este proceso de lucha, tenemos más de 2.000 heridos, 1.000 prisioneros y 10 muertos “, afirmó.

Vargas, sin embargo, todavía quiere la dimisión inmediata de la ministra de Gobierno de Ecuador, María Paula Romo, y del ministro de Defensa, Oswaldo Jarrín. El gobierno aún no ha respondido a la petición del líder indígena.

Llegó la tranquilidad pero tuvo un costo alto (10 muertes)

ecuador

Leonidas Liza, presidente del Movimiento Indígena Cotopaxi, informó que la violencia disminuirá con la derogación del decreto.

11 días de convulsión social

Después de finalizar el Acuerdo, el Secretario de la Presidencia, Juan Sebastián Roldán, dijo que esos 11 días de convulsión social que el país vivió fueron difíciles para los ecuatorianos.

“Nadie quiere un prisionero, nadie quiere una persona herida. NINGÚN policía, ningún ejército quiere atacar a nadie; pero muchos militares y policías han cumplido su deber en las calles y hoy también conmemoran la tranquilidad”, sostuvo.

Destacó que la actitud de Moreno de abrirse al diálogo permite superar la crisis que Ecuador ha experimentado y restaurar la paz y la tranquilidad.

Facebook Commentarios