Ante el escandalo por “swing”, las compras en el estado de emergencia, las cutras, el pésimo manejo de la sanidad, el colapso de hospitales, el presidente Martín Vizcarra, los
ministros y otros altos funcionarios reducirán su sueldo por tres meses? En valor monetario no significa nada, un gesto para las tribunas… y la reducción de los gastos superfluos???
La reducción, de entre 10 % y 15 %, se aplicará en junio, julio y agosto, según un Decreto de Urgencia publicado hoy en El Peruano el dinero será destinado a ayudar a los deudos del personal de la salud fallecidos a causa de la pandemia.
gobierno
La Presidenta del TC, Marianella Ledesma, el 1ro. de abril propuso reducir los sueldos de los altos funcionarios por la emergencia a causa del coronavirus, y el ejecutivo de hizo el tercio.
No necesita mayor análisis dicha propuesta, el buen criterio y el sentido común así lo exigía, las circunstancias excepcionales así lo demandaban, pues no se puede poner el destino del país, sólo sobre los hombros de las gentes más humildes, todos deberían ponerse sobre los hombros al país y todos aquellos que ganan más de S/10,000 soles y disponerse la diferencia para afrontar los gastos de la emergencia sanitaria, pues la mayoría de servicios y pagos están suspendidos y no necesitan el excedente.
Es hora de que los funcionarios públicos especialmente dejen de ser unos comechados y decidan jugársela por el destino del país o el mismo no lo tendrán y será peor para todos y si esta medida en el mediano plazo o largo plazo no satisface, deberá aplicarse impuestos mayores a las empresas y a sus fortunas en porcentajes incluso de hasta el 50% pues ni un funcionario público, o empresario exitoso está por encima de los intereses de la nación. Salvo mejor parecer.
Pero, hoy el gobierno sale con la pata en alto dice solo el 10 % y 15% y se aplicara en junio, julio y agosto. Basuras…
Facebook Commentarios
Seguro te interesa  El perro del hortelano y la torta publicitaria
Jaime Uribe Rocha Periodista y columnista en medios escritos, experto en marketing político