La Asamblea Nacional francesa aprobó este jueves, una “prohibición efectiva” de los teléfonos móviles en las escuelas públicas y privadas de enseñanza primaria y secundaria del país, a partir del próximo año lectivo.

La medida es descrita por el gobierno como “una señal para la sociedad”, escribe el francés “Le Monde”. Según el periódico, la propuesta de ley fue aprobada con los votos a favor de los partidos de La République en Marche (LRM), del presidente Emmanuel Macron, el Movimiento Democrático y Unión de Demócratas e Independientes. Los restantes partidos consideraron que la propuesta del Gobierno es “inútil”, una “estafa” y “una simple operación de comunicación”.

El ministro de Educación francés, Jean-Michel Blanquer, habla de una “medida de desintoxicación” para luchar contra la distracción en el aula y el “bullying“. Según el gobernante, la nueva ley envía “una señal a la sociedad francesa”, y alegó que “estar abierto a las tecnologías del futuro no significa acogerlos a todos los efectos”, enumerando una serie de “malos usos”, como el ciberacoso, la consulta de sitios pornográficos y el vicio de las pantallas. A la “lista negra”, el ministro de Justicia, François Bayrou, añade el aumento de robos de teléfonos móviles, la extorsión y la obsesión con las marcas de la moda.

De acuerdo con los últimos datos, en Francia, más de 90% de los niños de 12 años o más tienen al menos un teléfono móvil.

La nueva ley permite a las escuelas que decidan cómo quieren aplicar la prohibición, pudiendo obligar a los alumnos a colocar los dispositivos en bolsas específicas dentro de las mochilas escolares, pero permitiendo el acceso en caso de emergencia o de uso pedagógico, o prohibir su uso por completo, bajo la pena de sanciones.

Un representante del sindicato de los profesores de la UNSA, Stephane Crochet, dijo a la radio RTL considerar la inclusión de los adultos en la propuesta de ley, un insulto y un riesgo de seguridad.

Facebook Commentarios