La tendencia ‘no make up make up’ sigue en boga. Consiste en garantizar un aspecto natural, como si no estuviera maquillada, pero con una piel perfecta, lo que lleva a que detrás del aspecto ‘clean’ haya varios productos de maquillaje que escondan las posibles imperfecciones y resaltan lo que se quiere destacar en la cara.

Sin sombras ni nada demasiado llamativo, la extensión de pestañas surge, también, en el seguimiento de esta tendencia que se quiere presentar como cuidada pero sin preocupaciones, a la par de garantizar un look cuidado, sin que haya prácticamente por nada en el rostro (o casi nada, vaya). Entre las numerosas opciones, unas más delicadas y menos agresivas que otras, queda por saber si esta es de hecho una tendencia libre de riesgos o no.

Hasta hoy en día, algunos especialistas de oftalmología hablaron sobre el lado menos ventajoso de las extensiones de pestañas, en particular, los pacientes que reciben con lesiones provenientes de este accesorio, ya sea bajo la forma de infección, inflamación, reacción alérgica o pérdida de las pestañas naturales.

Pero a pesar de estos casos, los expertos reconocen que no todos los tipos de extensiones de pestañas son agresivos a la vista y que de ello dependerá, en gran medida, del material utilizado para las extensiones que pueden ser de seda, cashemira, acrílico sintético.

La profesionalidad del técnico que se aplica a las extensiones también es importante ya que cada extensión debe acompañar a la normal de curvatura de las pestañas naturales, la cantidad de pegamento (que tiene que ser lo más sensible posible, ya que este es un procedimiento hecho muy cerca de la vista) debe ser la mínima posible y cada extensión no puede estar pegada a más de una pestaña natural. Para darse cuenta de si el técnico en cuestión tiene o no experiencia, busca saber hace cuánto tiempo trabaja y ver bien la línea del salón y de la persona en cuestión.

En resumen, este es el punto que deja a muchos especialistas de pie detrás, conviene no olvidar el propósito de las pestañas: sirven para proteger los ojos de las agresiones externas y así preservar la vista. Si la aplicación va mal, sus pestañas naturales pueden sufrir repercusiones para toda la vida.

Facebook Commentarios