Evo Morales ganó la primera vuelta de las elecciones bolivianas, pero a pesar de la victoria, el sabor es una amarga derrota para su objetivo de un cuarto mandato. El recuento oficial de votos ha sido interrumpido, generando sospechas de fraude. En el Parlamento, Morales pierde la hegemonía con la que gobernó Bolivia durante 14 años.

Evo Morales

Si Evo Morales tenía más posibilidades de ganar en la primera vuelta, en una segunda, la tendencia a la victoria se invirtió. Es su adversario, Carlos Mesa, quien ahora tiene más posibilidades de ganar porque toda la oposición tiende a unirse contra un cuarto mandato para el actual Presidente.

“Evo Morales no podía considerar la posibilidad de una segunda vuelta porque sabía que si no ganaba en la primera, prácticamente no tendría oportunidad en la segunda. Toda la oposición se unirá como en el referéndum de 2016, que rechazó esta misma reelección”, indica al expreso analista político boliviano, Raúl Peñaranda.

Por primera vez en 14 años de gobierno, Evo Morales No ganó con mucho margen. En la primera elección en 2005, obtuvo el 53% de los votos. El lunes, 64%. En 2014, 61%. Ahora tiene el 45%, mostrando el desgaste en su popularidad. Por primera vez, se enfrentará a una segunda vuelta.

El Presidente con más tiempo de poder en Bolivia y el que lleva más tiempo en el poder en América Latina, se encuentra por primera vez ante la amenaza concreta de no ser reelegido por otros cinco años.

“Hasta ahora, lo que se siente es que una gran parte de la población no quiere que el autoritarismo se convierta en dictadura y no quiere más corrupción”, señala el analista Carlos Toranzo.

Seguro te interesa  Las imágenes de la gigantesca Cámara de gas en la que se convirtió Nueva Delhi

RESULTADO PARCIAL

El Tribunal Supremo Electoral difundió el cálculo del 83,7% de los votos. Evo Morales obtuvo el 45,7% mientras Carlos Mesa obtuvo el 37,8%.

Para ganar en la primera vuelta, Evo Morales debería superar el 50% de los votos o tener más del 40%, pero con una diferencia de al menos diez puntos de ventaja sobre Carlos Mesa. Esa diferencia quedó en el 7,9%.

El Tribunal Electoral no ha difundido los resultados de la zona rural, donde el voto de Evo Morales tiene más peso. Y para sorpresa general, interrumpió la divulgación, generando sospechas de fraude.

VIGILIA CONTRA EL FRAUDE
La organización de Estados Americanos (OEA) ha solicitado una explicación al Tribunal Superior Electoral (TSE).

“Es fundamental que el TSE explique por qué se interrumpió la transmisión de los resultados preliminares”, cobró la OEA en nota.

Actualmente hay 235 observadores internacionales en Bolivia, de los cuales 92 son de la OEA. La cantidad de observadores está relacionada con la sospecha de fraude que rondó las elecciones a medida que las encuestas indicaban que la disputa sería la más dura de los últimos 14 años.

El candidato Carlos Mesa alertó a la población sobre el riesgo de una manipulación y pidió una vigilia para cuidar las urnas.

“Lo que está pasando es grave. No podemos aceptar que intenten manipular un resultado. Quiero alertar a todos para que hagan vigilias en todo el país hasta que el conteo se reinicie”, pidió Mesa.

La oposición siempre ha acusado al Tribunal Superior Electoral de ser controlado por el “movimiento al Socialismo”, el partido de Evo Morales.

Seguro te interesa  Indonesia castigará el sexo fuera del matrimonio y las relaciones homosexuales

ALIANZAS CONTRA EVO

El opositor Carlos Mesa festejó el segundo turno como si fuera una victoria definitiva en las elecciones. Mesa convocó a toda la oposición a unirse para derrotar a Evo Morales.

“Hemos logrado un triunfo incuestionable que nos permite decir que estamos en la segunda vuelta”, celebró. “Hemos abierto el espacio a los votantes que han elegido otros caminos diferentes. Nuestra invitación es construir más Unión para estar seguros de tener a la mayoría de los bolivianos”, anunció.

Carlos Mesa gobernó provisionalmente Bolivia entre 2003 y 2005 en medio del caos social después de la dimisión del ex Presidente Gonzalo Sánchez de Lozada, de quien era vicepresidente.

El candidato que quedó En cuarto lugar con el 4,4% de los votos, el senador de derecha Oscar Ortiz, anunció inmediatamente su apoyo a Carlos Mesa.

El candidato que quedó En tercer lugar con el 8,7%, el pastor evangélico nacido en Corea Del Sur, Chi Hyun Chung, conocido como “Bolsonaro boliviano”, dijo que apoya a Carlos Mesa, pero bajo condiciones como el abandono de la bandera por cuestiones de género.

Evo Morales no ha festejado. E incluso ante el resultado que, según analistas, es irreversible, el Presidente pidió que esperaran la votación en la zona rural, postura que ayudó a generar sospechas.

“Confiamos en el voto del campo. Las zonas rurales van a garantizar este proceso y van a dar el 50% de los votos”, afirmó.

La fuerza de Evo Morales se basa en un crecimiento económico del 4,9% por término medio durante 14 años, un salario mínimo que ha pasado de 54 A 305 dólares y una reducción de la pobreza a la mitad del 60% al 34%, aunque para ello habría que reducir las reservas del Banco Central a la mitad, tener un déficit fiscal del 8% y aumentar la deuda externa del 28% al 54% del PIB.

Seguro te interesa  China acusa a EE.UU. de " terrorismo económico"

PÉRDIDA DE HEGEMONÍA

También sobre la composición del Congreso, los datos son provisionales. Pero los resultados apuntan a un equilibrio.

En la Cámara, de los 130 Diputados, el Movimiento Socialista de Evo Morales habrá conseguido 62 vacantes. La coalición de Centro de Carlos Mesa, comunidad Ciudadana, 56. Pero juntas, las fuerzas opositoras habrán conseguido 68 Diputados.

En el Senado, un equilibrio total. El partido de Evo Morales habrá conquistado 18 senadores mientras que el de Carlos Mesa, 17. La oposición unida es de 18.

Esta nueva composición representa una dura derrota para Evo Morales, que tenía dos tercios del Congreso y aprobaba absolutamente todas las leyes que quisiera, gobernando con hegemonía. Eso acaba de cambiar en Bolivia

Facebook Commentarios