Un programa de 12 semanas de Pilates ayudó a mejorar la capacidad funcional y colaboró para mejorar el control de la glucemia (nivel de glucosa en la sangre) derivada de la diabetes en las mujeres mayores. Estas fueron las principales conclusiones de un estudio que acaba de ser publicado en “The Journal of Strength & Conditioning Research”.

En el estudio participaron mujeres con una edad media de 65 años. Ellas fueron divididas en dos grupos: un grupo control, que no ha practicado Pilates, y el grupo de estudio, que llevó a cabo tres sesiones semanales de 60 minutos de Pilates, durante 12 semanas.

Como resultado, el grupo que practicó Pilates, en comparación al grupo control, presentó mejoras en la glucemia postprandial (medida después de las comidas) y de la hemoglobina glicolisada (examen que muestra la media de la concentración de la glucosa en la sangre entre 60 a 90 días), así como una mejora en la capacidad funcional.

Según la fisioterapeuta y especialista en Pilates, Walkiria tiene su comisario brunetti, la actividad física, ya que con frecuencia, es una de las mejores maneras de mantener los niveles de glucosa adecuados y esto para quien tiene diabetes, es aún más importante.

“Aunque algunas personas pueden pensar que el Pilates es una actividad que está de moda, hay evidencias científicas cada vez más importante que el método es beneficioso para la salud como un todo”, afirma Walkiria.

El envejecimiento trae consigo un mayor riesgo de desarrollar enfermedades crónicas, como también de perder la capacidad funcional, o sea, la autonomía y la independencia.

“Por eso, el Pilates es uno de los métodos más indicados para personas de más de 60 años, y ahora tenemos un excelente motivo para corroborar los beneficios de la actividad y animar a que las personas opten por esta modalidad”, comenta la especialista.

Facebook Commentarios