Según un equipo de científicos, se detectaron cambios en las regiones relacionadas con el control emocional y la toma de decisiones.

cerebro

partes del cerebro implicadas en la emoción – por lo tanto, los cambios en esa red pueden llevar a pensamientos negativos excesivos y a dificultades para regular las emociones.

En cambio, la segunda área que actúa de forma diferente se conoce como la corteza prefrontal dorsal y el sistema de giro frontal inferior. Como explican los autores, esa es la parte del cerebro que tiene el papel de tomar decisiones, encontrar soluciones alternativas a los problemas y controlar el comportamiento.

Esto sugiere que los cambios en la estructura, función o bioquímica de estas partes del cerebro pueden dar lugar a más pensamientos negativos sobre el futuro, además de la incapacidad de controlar los pensamientos, lo que puede conducir a situaciones en las que el individuo está en mayor riesgo de suicidio.

Vale la pena recordar que esos cambios en el cerebro no son marcadores definitivos, es decir, no definen quién intentará suicidarse. De hecho, estas diferencias pueden dar lugar a angustia y problemas de salud mental en los individuos, con o sin suicidio.

Como explicó Lianne Schmaal, una de las participantes de la investigación, artículos como el de su equipo son importantes para ayudar a prevenir la muerte por suicidio. “Es esencial que intervengamos lo antes posible para reducir el riesgo de un individuo”, dijo en un comunicado.

“Para mucha gente, eso será durante la adolescencia. Si podemos encontrar una manera de identificar a los jóvenes en mayor riesgo, tendremos más posibilidades de intervenir y ayudarles en esta etapa determinante de sus vidas”.

Facebook Commentarios
Seguro te interesa  Beso en la boca puede transmitir gonorrea, alerta estudio