Según un nuevo estudio, dormir apenas afecta a la positividad y, como tal, a los sentimientos de felicidad.

Un nuevo estudio, publicado en Sleep, subraya la importancia de un horario de sueño regular y coherente para el bienestar general. Según los investigadores de la Universidad Noruega de Ciencia y tecnología, la falta de sueño puede hacer que una persona se sienta menos feliz, más perezosa y menos atenta al día siguiente.

falta de sueño

Para llegar a esta conclusión, se analizaron los hábitos de sueño de un grupo de 59 adultos entre 18 y 35 años. La mayoría de los estudios sobre el sueño se realizan en laboratorios, pero este permitió a los participantes dormir en la comodidad de sus hogares.

Así que, para empezar, cada persona durmió siguiendo su programación habitual, en su propia cama, durante siete días. Después de tres noches, los participantes fueron sometidos a una serie de pruebas. En las tres noches siguientes, todos durmieron dos horas menos de lo que solían hacer. En las dos mañanas siguientes a las noches reducidas, los participantes fueron sometidos de nuevo a las mismas pruebas.

Cuanto mejor sueño, mejor se enfoca

Todas las pruebas ocurrieron alrededor de una hora y media después de que los participantes despertaran y nadie fue autorizado a tomar café. Las pruebas examinaron la atención de cada persona, pidiéndoles que identificaran la letra ” x ” en una serie de imágenes. “Probamos la capacidad de respuesta y la precisión. El tiempo de reacción disminuyó cuando se privó a los participantes del sueño, pero la tasa de error aumentó”, dice una de las autoras, Ingvild Saksvik-Lehouillier.

Seguro te interesa  Cómo acabar con la flacidez del brazo de forma natural

Impacto en la salud mental

A continuación se evaluaron los sentimientos positivos y negativos de los participantes.

“No encontramos diferencias claras en lo que respecta a las emociones negativas, pero hubo diferencias notables en las positivas. Los sentimientos positivos de los participantes tuvieron peor puntuación después de una noche de sueño reducido y cayeron aún más después de tres noches”, observa la autora.

Facebook Commentarios