Dos jóvenes chinos que estudiaban ingeniería usaban iPhones falsificados para activar la garantía y recibir nuevos modelos que finalmente se vendían en China.

iPhone

Apple presentó una queja ante la justicia contra dos jóvenes chinos, a quienes acusa de haber estafado a la empresa en 895,800 dólares (cerca de 800.000 euros) en el estado de Oregón, en los Estados Unidos. Los estudiantes de ingeniería enviaban a la fábrica iPhones falsificados de China, inventando que estaban averiados para poder ser reembolsados con un teléfono móvil genuino del mismo modelo.

Después de recibir un iPhone nuevo, los dos jóvenes, Yangyang Zhou y Quan Jiang, trataban de venderlos a personas en China.

Abogados de Apple, citados por The Guardian y el sitio de tecnología Gizmodo, interceptaron movimientos de la cuenta bancaria de la madre de uno de los estudiantes, que enviaba a su hijo en Estados Unidos el dinero de los iPhones vendidos. Además, el servicio fronterizo de los Estados Unidos también sospechó de los diversos pedidos que debían enviar y recibir los jóvenes.

Según un agente de seguridad nacional estadounidense, el plan fue descubierto después de que 95 teléfonos fueran enviados a China. En marzo de 2018, la policía registró la casa de Quan Jiang y, tras un interrogatorio, descubrió que 300 dispositivos habían sido falsificados, así como los manuales incluidos con los teléfonos inteligentes.

Según la acusación, publicada en Marzo, Jiang es responsable de delitos de tráfico de productos falsificados y fraude electrónico, mientras que Yangyang Zhou es asociado a prácticas de falsedad en la documentación de exportación.

Facebook Commentarios