La Administración de Trump ha puesto este viernes en vigor las nuevas tasas aduaneras sobre los productos chinos en el valor de 34 millones de dólares. Los Estados Unidos y China están oficialmente en guerra comercial.

Donald Trump amenazó y se concretó. A partir de este viernes, serán impuestas con un cargo adicional de 25% sobre un conjunto de productos chinos en el valor de 34 mil millones de dólares (29 millones de euros) en las importaciones estadounidenses.

La guerra comercial comenzó oficialmente y Donald Trump, y dejó en claro que está preparado para la guerra. La China no se dejó intimidar y dice estar preparada para contra-atacar.

El Ministerio de Comercio de China dice que está lanzada “la mayor guerra comercial de la historia”, y el Presidente de los Estados Unidos aseguró que estas nuevas tarifas son sólo la primera de una serie de medidas represivas.

Más cargos adicionales serán impuestas en las próximas dos semanas sobre más de 16 mil millones de dólares (13,7 mil millones de euros) de las exportaciones chinas a los Estados Unidos.

La Administración estadounidense acusa a China de prácticas comerciales injustas y de robo de tecnología. En Caso de que Pekín rechaza ceder a las exigencias de Estados Unidos, Donald Trump, prometió aplicar aún más castigos sobre los productos chinos, hasta un total de 550 mil millones de dólares, un valor superior al importe total de las exportaciones chinas a los Estados Unidos en 2017.

Consecuencias globales

Las tarifas impuestas por la Administración Trump constituyen una violación de las reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y son una amenaza no sólo para China, sino para todo el mundo.

El Ministerio de Comercio de China dijo que va a notificar a la OMC sobre la situación y va a trabajar “con otros países para proteger en conjunto el libre comercio y el sistema multilateral”.

El Diario del Pueblo, periódico chino en lengua inglesa, caracteriza las tasas aduaneras como un “acoso” del comercio, que desencadenará una agitación en los mercados globales.

Las acciones de Washington “ponen en peligro la cadena industrial global, dificultan la recuperación económica, provocan volatilidad en el mercado y afectarán a muchas corporaciones multinacionales inocentes, empresas y países competidores”, afirma el Ministerio de Comercio de China.

Añade que los consumidores están desprotegidos y tasas “perjudicarán los intereses de los negocios y del pueblo estadounidense”.

¿En Estados Unidos sufren más las consecuencias?

Los Estados Unidos están a iniciar una guerra comercial con China, pero las consecuencias se sentirán, también, en otros países, una vez que las tasas de aduana son impuestas sobre materiales como el acero, aluminio y paneles solares importados de Canadá, México, Unión Europea y Japón.

Sin embargo, y según explica The New York Times, las tasas impuestas a China afectan a una parte muy grande de productos y empresas que dependen de las cadenas de suministro globales, lo que significa que las empresas estadounidenses pueden salir peor de lo que las empresas chinas.

Varias empresas americanas tienen, a partir de este viernes, de sufrir con un aumento de 25 por ciento en piezas importadas de la China, la colocación de los fabricantes estadounidenses en desventaja frente a los competidores externos.

“Es preocupante que la Administración [Trump] continue por asumir que la imposición de tarifas convencerá a China a resolver cuestiones comerciales complejas y es irresponsable minimizar el impacto sobre los trabajadores y las empresas estadounidenses”, afirma Josh Kallmer, vice-presidente ejecutivo de la política en el Consejo de la Industria de la Tecnología de la Información, en declaraciones a USA Today.

Por el momento, no está claro cuándo, cómo o si la guerra va a terminar. Todavía está empezando.

William Zarit, presidente de la Cámara Americana de Comercio en China, en declaraciones al Global Times, dice que “no hay ganadores en una guerra comercial“. Por el contrario, sólo hay perdedores, y el brazo de hierro comercial entre Washington y Pekín tiene consecuencias en todos los países del mundo.

Facebook Commentarios