La salida de los Estados Unidos y de Israel de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) se hizo efectiva este martes, culminando un proceso iniciado en octubre de 2017.

UNESCO

La salida de ambos países se basa en el supuesto sentimiento anti-Israel de la organización, alegado por sus respectivas representaciones diplomáticas.

El Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, anunció la salida de la organización el 12 de octubre de 2017, pocas horas antes de un anuncio similar del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

Los Estados Unidos invocaron “preocupaciones con los retrasos crecientes de la UNESCO, la necesidad de una reforma fundamental de la organización y el permanente prejuicio anti-Israel”.

El embajador de Israel en las Naciones Unidas, Danny Danon, dijo que su país “no será miembro de una organización cuyo objetivo sea deliberadamente actuar contra Israel”, dando argumentos a sus “enemigos”.

La organización con sede en París, fue acusada de criticar a la ocupación israelí de Jerusalén Oriental, en particular por identificar puntos reclamados por Israel, la herencia de palestina, además de haber aprobado la plena adhesión de Palestina a la organización, en 2011, hecho que llevó a los Estados Unidos a suspender, desde entonces, las contribuciones financieras.

En los últimos años, la UNESCO ha aprobado varias resoluciones muy criticadas por Israel, en particular textos que omiten la vinculación judía a la denominada Explanada de las mezquitas de Jerusalén.

En el verano de 2017, La Vieja Ciudad de Hebrón (Palestina) fue incluida en la lista de Patrimonio Mundial, decisión que llevó a Israel a anunciar que retiraría un millón de dólares en su contribución a las Naciones Unidas.

Desde la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca a principios de 2017, los Estados Unidos se han retirado de la UNESCO, han retirado varios fondos a órganos de las Naciones Unidas y han anunciado su salida del Acuerdo de París sobre Cambio Climático, del acuerdo nuclear con Irán, apoyado por las Naciones Unidas, y del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

En 1984, durante la administración de Ronald Reagan, los Estados Unidos también rompieron con la UNESCO, por supuesta cesión a intereses soviéticos, en plena Guerra Fría, Y volvieron a la organización en 2003.

Facebook Commentarios