China reivindica casi todo el Mar Del Sur de China, a pesar de las reivindicaciones de los países vecinos.

Los Estados Unidos han acusado a China de imperialismo e intimidación para hacerse con los recursos naturales del Sudeste Asiático, en referencia a la disputa territorial del Mar Del Sur de China que Pekín mantiene con varios países de la región.

Estados Unidos

“Beijing utilizó la intimidación para impedir que los países de la ASEAN explotaran sus recursos naturales. La región no tiene interés en volver a la era imperial”, dijo el Asistente del Presidente en temas de seguridad nacional, Robert O’Brien, en Bangkok, donde se celebra la Cumbre de la ASEAN.

La ausencia del Presidente estadounidense en la capital tailandesa dio el protagonismo de esta reunión a China, representada como es habitual por su primer ministro, Li Keqiang, comprometido a aumentar la influencia china en la región.

Para reemplazarlo, Trump envió una delegación encabezada por el Secretario de Comercio Wilbur Ross y el Asistente del Presidente en temas de seguridad nacional, Robert O’Brien.

China reivindica casi todo el Mar Del Sur de China, a pesar de las reivindicaciones de los países vecinos. En los últimos años, ha construido siete arrecifes en islas artificiales, capaces de recibir instalaciones militares. Las nuevas islas están próximas a otras ocupadas por Vietnam, Filipinas y Taiwán.

Malasia y Brunei son otros territorios que compiten por la jurisdicción sobre islas y arrecifes, ricos en pesca y potenciales depósitos de combustibles fósiles.

En ausencia del Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, O’Brien leyó una declaración del jefe del estado, en la que destacó que los Estados Unidos y los países del bloque regional “comparten los mismos valores” e invitó a sus líderes a visitar los Estados Unidos para una cumbre que se celebrará en el primer trimestre del próximo año.

Seguro te interesa  Los ataques con drones paralizan el 50% de la producción Saudí y amenazan los precios del petróleo

Con la ausencia de Trump y la presencia del primer ministro chino, Li Keqiang, en la Cumbre de la ASEAN, el gigante asiático, el mayor socio comercial de la región, ha adquirido un papel más importante frente a los Estados Unidos, en un momento en que ambas superpotencias están implicadas en una disputa comercial.

Las negociaciones del proyecto denominado asociación económica Regional (RCEP) son uno de los temas centrales de la Cumbre de Bangkok.

Además de los países miembros de la ASEAN (Malasia, Indonesia, Brunei, Vietnam, Camboya, Laos, Myanmar, Singapur, Tailandia y Filipinas) y China, el Acuerdo incluye también a la India, Japón, Corea del Sur, Australia y Nueva Zelanda, que juntos representan aproximadamente el 40% del Producto Interior Bruto (PIB) mundial y casi la mitad de la población del planeta.

La RCEP nació como la respuesta de Pekín al Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP), apoyado al principio por Washington, pero rechazado por el Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, que decidió retirar el país del TPP poco después de asumir el cargo en 2017.

Facebook Commentarios