Una alimentación saludable es aquella que se guía por la variedad, moderación y la inclusión de todos los nutrientes. Es cierto y sabido que las vitaminas y los minerales son fundamentales para el organismo humano, sin embargo, todo lo que es en exceso termina por hacer mal. Y la Ciencia tiene más de una prueba de ello.

Según un reciente estudio publicado en la revista Journal of Endocrinology, las personas que consumen vitamina A en exceso pueden ser más propensas a sufrir fracturas óseas.

La ingesta diaria recomendada es de 800 mg (miligramos), sin embargo, la toma de suplementos y multivitamínicos puede llevar a un consumo excesivo de este nutriente. Esta vitamina está presente en alimentos como las zanahorias, papas, la calabaza, el níspero, el hígado, salmón y productos lácteos.

Riesgo de fracturas óseas

De acuerdo con los mentores del estudio, los científicos de la Universidad de Gotemburgo, en Suecia, la toma de altas dosis de vitamina A tiene consecuencias para los huesos de forma casi inmediata.

Después de haber realizado varias pruebas junto a ratones de laboratorio, los científicos concluyeron que, incluso, la toma de suplementos que ofrecen entre 4,5 a 13 veces más que la dosis diaria recomendada son perjudiciales para la salud de los huesos después de ocho días.

La pérdida de densidad es la consecuencia más notoria y aquella que da lugar a una mayor propensión de las fracturas óseas, que pueden ocurrir entre una a dos semanas después de que el exceso vitamínico.

Otros estudios previamente realizados con animales de laboratorio han demostrado que la presencia excesiva de esta vitamina, entre el 13 y el 142 veces más que la dosis diaria recomendada, lleva a un mayor riesgo de fractura ósea entre una a dos semanas.

A pesar de que una buena parte de los estudios realizado en animales, los científicos creen que las consecuencias serán idénticas en los seres humanos, porque ya ha sido probada la relación entre el alto consumo de vitamina A y el mayor riesgo de fractura ósea en las mujeres, como cuenta la Universidad de Harvard en su sitio web.

Pero la vitamina A no es una enemiga

Cuando se consume de forma moderada, la vitamina A se muestra importante para la buena salud.

El consumo de esta vitamina por vía de una alimentación saludable y variada está asociado a mejoras en la salud ocular, en el refuerzo del sistema inmunitario y en el estímulo del funcionamiento de todos los órganos.

Cabe señalar que la toma de suplementos o de multivitamínicos debe ser hecha después de que el consejo médico y, preferentemente, cuando se detecta algún tipo de carencia nutricional.

En el caso de la vitamina A, los bajos niveles reflejan en síntomas como la sequedad de la piel, infecciones, acné, gripe, falta de apetito o la enfermedad ocular designada retinol (más común en niños y adultos mayores), como revela la Dirección General de Sanidad (DGS) en su sitio web.

Facebook Commentarios