¿Alguna vez subió a la balanza cuando se levantó y se sintió bien, pero luego se dio cuenta de que había ganado casi dos kilos hasta la hora de dormir? ¡Sabemos cómo se siente! Y no, no es justo…

peso

Por mucho que el número en la balanza pueda ser muy frustrante, estoy seguro de que se ha preguntado por qué estaba más “ligero” por la mañana que al final del día – y cuál es la medida más precisa para decir si está perdiendo peso o no.

“La gente pesa menos cuando se despierta porque su cuerpo está ligeramente deshidratado”, dice Julie Upton, co-fundadora del sitio de nutrición Appetite for Health.

Esta ligera deshidratación puede dar lugar a una notable caída en el peso, dice Sonya Angelone, portavoz de la Academia de Nutrición y Dietética. “Puesto que dos tazas de agua pesan unos 450 g, incluso la más modesta deshidratación o retención de agua puede afectar al peso durante el día”, explica.

Por el contrario, beber agua antes de dormir evita que se deshidrate por la mañana y resulta en un número mayor en la balanza, dice Angelone. Aunque señalo que si se despierta durante la noche para orinar, no retiene tanta agua.

También es posible que pese menos porque quemó las calorías que consumió la noche anterior para proveer funciones básicas del organismo, como respirar y generar calor corporal, según Angelone.

Por último, subir a la balanza después de la práctica de ejercicio a primera hora de la mañana también puede resultar en un peso menor, gracias al sudor, dice Angelone. “Pero no es un reflejo real de ningún cambio en la grasa corporal”, dice.

Seguro te interesa  Cinco infusiones que ayudan a aliviar el dolor menstrual

Angelone desalienta pesarse después del almuerzo, ya que usualmente es la mayor comida del día. “Ese peso incluirá el peso de la comida y la bebida que acaba de consumir”, puntua.

Dicho eso, no hay una hora perfecta del día para pesar, según Upton. Como pesa normalmente a la misma hora del día, tendrá una comparación precisa.

Tampoco es mala idea subir a la balanza completamente desnudo. Así podrá tener una idea aún más precisa de su peso real.

Independientemente de la hora que lo haga, no se asuste si observa que su peso aumentó 1 ó 2 kg en un solo día y disminuyó en otro. El peso es muy variable, dice Upton.

Pero si sube y permanece alto, o baja y permanece bajo, es porque algo está cambiando en tu cuerpo. “El número en la balanza debería considerarse relativo, No absoluto”, señala Upton.

Facebook Commentarios