La policía irrumpió en el campus para dispersar a los estudiantes que allí se encontraban bloqueados hace varios días como forma de protesta. Jóvenes temen ser detenidos y enviados a China.

Hong Kong

Las fuerzas de seguridad invadieron el campus de la Universidad Politécnica de Hong Kong en la madrugada del lunes para dispersar a los cientos de activistas que hace varios días se encontraban en protesta.

La policía dio un ultimátum a los activistas barricadas en la universidad, pero al no recibir respuesta, entró en el campus con gas lacrimógeno y cañones de agua. En este camino, los manifestantes respondieron con cócteles molotov y arcos y flechas, dejando herido a un oficial de la ley.

A pesar de la iniciativa policial, el sindidato de estudiantes de la Universidad asegura que cerca de 500 activistas siguen en el interior de las instalaciones universitarias, algunos gravemente heridos.

Según le dijo a la prensa local Ken Woo, presidente del sindicato, las condiciones en el campus se están deteriorando con muchos manifestantes en situación de hipotermia debido a los cañones de agua disparados por la policía.

Las imágenes de arriba muestran el caos que se ha producido durante la noche en Hong Kong, en otro episodio de las protestas que han durado ya cinco meses.

Facebook Commentarios
Seguro te interesa  Irán dice que "ha agotado su paciencia" con Europa sobre la cuestión nuclear