Llegó el turno de Marruecos y se rodado en el Mundial de Rusia. El enfrentamiento entre los dos equipos, que se refiere a las cuentas del Grupo B, en el que compiten también Portugal y España, tendrá un peso importante en el futuro de las dos selecciones en la competición. Por encima de todo, no puede darse el lujo de perder.

Será especial el momento en que Marruecos pisar el césped de la Zenit Arena, en San Petersburgo, porque hace 20 años que la selección no participa en un Mundial. La última vez había sido en la edición de 1998, en Francia, donde consiguió una victoria, un empate y una derrota, y habiendo quedado por el camino. Los “leones del Atlas”, apodo de la selección marroquí, llegan a su quinto Mundial en un gran momento de forma, ya que no pierden hace 18 partidos consecutivos, quedando sólo por detrás de España (20) y Bélgica (19).

Por primera vez en su historia y bajo el mando de Carlos Queiroz, que siete años después de abandonar el comando técnico en el final de la competición, Irán se cumplirá la segunda presencia consecutiva en el Campeonato del Mundo. Tal como su oponente, es la quinta vez que participa en la competencia.

El juego de hoy es una gran oportunidad para ambos equipos, ya que después tendrán por delante de Portugal y España, los rivales que en teoría se reducirán las posibilidades de lograr un resultado positivo. “Sabemos que es obligatorio a los dos equipos ganar el partido de mañana [hoy], pero nosotros estamos aquí en una misión, y vamos a competir para ganar el partido y quedarse con los tres puntos”, dijo Carlos Queiroz en la conferencia de prensa previa. Para el entrenador portugués, “la victoria es como un remedio” y considera que, en caso de que tengan éxito en contra de Marruecos, van a estar “más motivados” en los enfrentamientos con las selecciones ibéricas.

Masoud Shojaei, el único jugador de la selección iraní, que ya ha participado en dos fases finales de Mundiales, señaló que el equipo está ansioso por el silbato inicial. “Quiero decirles a todos los iraníes que vamos a competir con toda nuestra energía y compromiso”, afirmó el experto medio.

El seleccionador de Marruecos, Hervé Renard, tiene noción del reto que tiene por delante en el Grupo B y se aseguró de que no está en el Mundial para pasear. “Hay muchos equipos buenos frente a nosotros. Nosotros no estamos aquí para tomar fotografías de San Petersburgo”, aseguró el francés, desvalorizando la gestión de los minutos de uso en el equipo: “siempre Hay un poco de frustración cuando haces parte de un equipo, pero tienes que trabajar duro y esperar tu oportunidad”.

Mehdi Benatia, capitán marroquí que se alinea en la Juventus, destacó el momento de forma de su selección: “Hemos sido muy difíciles de batir”. Tal como su entrenador, el central quiere hacer algo más de turismo en Rusia. “Queremos hacer grandes cosas aquí y demostrar que somos un buen equipo”.

Facebook Commentarios