La endometriosis es una enfermedad tan dolorosa como desconocida. Son muchas las mujeres que sufren de esta patología y algunas de ellas ni siquiera saben que son portadoras de este grave problema.

Su impacto en la sociedad es tremendo y es considerada como un grave problema de salud pública. Esto se refleja en horas de ausentismo en el trabajo o subproduçción, por un dolor incontrolable.

La vida social y sexual es, por los mismos motivos, afectada. Y son múltiples los casos de divorcio y separaciones por la constante pérdida de la calidad de vida de estas mujeres, lo que lleva a conflictos conyugales.

Vivir con endometriosis

Una mujer tiene 39 años y se enteró de que sufría de endometriosis hace 12. “A diferencia de la mayor parte de las personas, me di cuenta que tenía endometriosis como resultado de la anatomía patológica de una operación que hice de urgencia al apéndice, en abril de 2006.

Tuve un dolor de estómago insoportable, tan fuerte que me acosté en el suelo de la redacción (periodista) por no poder soportar los dolores. Este dolor ya me había dado otras dos veces, pero acababa por pasar y yo no entendía lo que era. La verdad es que, hasta el día de hoy, todavía no sé lo que la motivó. Pero, durante la operación del apéndice, los médicos se dieron cuenta de que tenía mucho tejido extraño esparcido por los órganos e hicieron tomas de muestra.

El resultado de la anatomía patológica, casi un mes después, reveló que sufría de cáncer de recto. Nunca había oído hablar de tal cosa y me tomó mucho tiempo darse cuenta de la palabra y, hasta, conseguir pronunciarla”, comienza por explicar esta mujer, que, en una conversación sincera, contó al sitio Crecer cómo es vivir con esta patología.

Facebook Commentarios