El descubrimiento sorprendió a los científicos, que pensaban que no sería posible en nuestra galaxia.

Un agujero negro con una masa equivalente a unas setenta veces la del sol fue detectado en la Vía Láctea a 15.000 años luz de la Tierra.

agujero negro

El descubrimiento, realizado por científicos del Lamost (acrónimo de Large sky Area Multiject fibre Spectroscopic Telescope), situado en el Observatorio de Xinglong, con la colaboración de telescopios en los Estados Unidos y España, sorprendió a los científicos.

Hasta ahora, se creía que un agujero negro en nuestra galaxia nunca podría tener una masa veinte veces superior a la del sol.

Aunque los astrónomos estiman que el número de agujeros negros en la Vía Láctea llegará a los 100 millones (basados en la cantidad de estrellas que existen en la galaxia – mil millones – y en el hecho de que sólo una de cada mil tiene suficiente masa para convertirse en un agujero negro), sólo algunas decenas de ellos son conocidos.

Los agujeros negros son el resultado de la muerte de estrellas y son tan densos que ni siquiera la luz emite, lo que dificulta su detección.

Para localizarlos, los científicos recurren a indicios indirectos, como la interacción con otra materia cercana y con la luz generada por ondas electromagnéticas, en un proceso a veces comparado con buscar una aguja en un pajar.

Liu Feng, un astrónomo del Observatorio Astronómico Nacional de China, citado por la red, explica: “hoyos negros con esta masa ni siquiera deberían existir en nuestra galaxia, según la mayoría de los modelos actuales de evolución de las estrellas.

Seguro te interesa  Esta es la primera imagen de un agujero negro

Pensábamos que las estrellas muy masivas con la composición química típica de nuestra galaxia deberían soltar la mayor parte de su gas en vientos estelares poderosos, a medida que se aproximan al final de la vida”.

“Por lo tanto, no deberían dejar restos tan masivos”, concluye, explicando que el LB-1, deisgnación del agujero negro ahora localizado, ” es el doble de masivo de lo que creíamos posible. Ahora, los teóricos se enfrentan al reto de explicar su formación”.

Entre las especulaciones que ya se han aventurado, se habla de la posibilidad de que dos agujeros negros se hayan unido en uno. El estudio se publicó este miércoles en la revista Nature.

Facebook Commentarios