El objetivo de esta iniciativa será el de recoger la información necesaria para un conocimiento profundo de la institución para ser enviada al Vaticano.

Vaticano

La Nunciatura Apostólica en Chile anunció este jueves que el Vaticano va a investigar la Congregación de las Hermanas del Buen Samaritano por los abusos denunciados por ex-monjas y en el que participaron sacerdotes.

De acuerdo con un comunicado de los representantes diplomáticos del Vaticano en Chile, la investigación quedará a cargo de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, y ha sido nombrada la hermana Rosario Alonso, que será apoyado en esta tarea por el padre Maurizio Bridio, de la Orden de los Franciscanos.

El objetivo de esta iniciativa será el de recoger la información necesaria para un conocimiento profundo de la institución para ser enviada al Vaticano.

Vaticano y sus dolores de cabeza

El 25 de julio, un grupo de monjas que dejó la Iglesia Católica informó de abusos sexuales perpetrados por sacerdotes y es ignorado por las autoridades eclesiásticas en la congregación de Hermanas del Buen Samaritano en la región chilena de Valparaíso.

En declaraciones a la televisión chilena, las religiosas dijeron, además, que también habían sido víctimas de explotación laboral en el convento ubicado en la ciudad de Molina, a 210 kilómetros al sur de Santiago.

Después de haber denunciado los abusos, fueron castigados y expulsados de la congregación, añadieron. Según la Nunciatura Apostólica en Chile, las investigaciones en el caso de las monjas abusadas durarán por lo menos dos meses.

Las investigaciones sobre los casos de abuso sexual en la Iglesia Católica de Chile han llevado ya a la apertura de 139 procesos que indican la existencia de 245 víctimas, estando en la investigación de un total de 190 personas desde mayo.

En el inicio de agosto, en un gesto de transparencia de la Iglesia chilena, la Conferencia Episcopal del país, publicó una lista con los nombres de obispos, presbíteros y diáconos condenados por la justicia civil o canónica, por el abuso sexual de menores.

Crímenes de pedofilia en Chile

Durante su viaje a Chile, en enero, el papa pidió perdón por los crímenes de pedofília cometidos por miembros de la Iglesia Católica en el país, indicando que sintió “dolor y vergüenza” ante el “daño irreparable” causado a los niños víctimas de abuso sexual.
Más tarde, el arzobispo de Malta, Charles Scicluna, fue enviado al país para investigar casos de pedofilia en la Iglesia chilena, escuchando las presuntas víctimas.

En la raíz de sus investigaciones, ha elaborado un informe, que incluye 64 testimonios, teniendo el papa pedido la colaboración del clero chileno “en el discernimiento de las medidas que, a corto, medio y largo plazo, deberían ser adoptadas para restablecer la comunión eclesial”.

En mayo pasado, el papa mandó llamar a los obispos chilenos a la ciudad del Vaticano, teniendo estos presentado una renuncia en bloque después de reconocer que había cometido “graves errores y omisiones”.

Facebook Commentarios