El buzo que murió durante las operaciones de rescate en la cueva Tham Luang fue ascendido póstumamente por el rey de Tailandia en la mañana de este sábado, horas antes de ser incinerado. Saman Kunan, militar de la marina, de 38 años, ya retirado de la vida militar, volvió al activo para participar en las operaciones de rescate de los niños tailandeses presas en la cueva de Tham Luang.

Después de que le haya sido otorgada la patente de Teniente-Comandante, por no haber vuelto al activo, acaba por morir en el día 6 de julio. El rey concedió a Saman una distinción de la real por el heroísmo demostrado en la operación de rescate de los 134 jóvenes atrapados en la cueva. La cremación de Saman Kunan tuvo lugar este domingo, a las 1600h, en la provincia de Roi Et.

El militar murió durante una misión de reabastecimiento de oxígeno dentro de la cueva de Tham Luang ,en Chiang Rai, Tailandia. Fue aclamado como un héroe nacional, tras el exitoso rescate de las 13 personas detenidas en la cueva.

Mientras duraban las ceremonias fúnebres, en Chiang Rai, miles de voluntarios aparecieron en la cueva de Tham Luang para limpiar la zona después de terminadas las operaciones de búsqueda y salvamento. El plan de limpieza de los voluntarios debe completarse a más tardar al final del día de domingo.

Facebook Commentarios