Esta no es la “Crónica de una muerte anunciada”, la séptima novela de Gabriel García Márquez, publicada en 1981 cuyo éxito ha sido y sigue siendo muy notable.Su obra se basa en un hecho REALES histórico ocurrido en su tierra natal (Colombia). A este respecto dijo Márquez en una entrevista: “No hay ni una sola línea en ninguno de mis libros que no tenga su origen en un hecho real.” y en este libro es indudable.

El Peruano

Lo mismo sucede con estos hechos que narro, todo fue real y es, nada es inventado. En Editora Perú, Blanca Rosales, jefa de la Oficina Nacional de Comunicación Social -en el gobierno de Ollanta Humala– HIZO LO QUE LE DIO LA GANA: le creó un puesto a Daniel Chang -amigo de Blanca Rosales-, como Jefe de Arte, que no existía, ganando S/. 10,000 mensuales. Y nadie dijo nada en el directorio (incluso, Carlos Becerra, nuevo presidente del Directorio nombrado por PPK, lo mantuvo en el cargo).

Juan Gargurevich, periodista de vieja data, ídolo del periodismo decente de rojimios y caviares y otros despistados era miembro del directorio, ¿nunca se preocupó de proponer el relanzamiento del diario oficial El Peruano, que cada día perdía lectoría? ¿O por lo menos saber cuál es la VISIÓN y MISION de SEGRAF? ¿Cuál es el DIAGNOSTICO SITUACIONAL como para “tercerizar” los convenios de cooperación interinstitucional? ¿Por qué no se mandó hacer ANALISIS FODA para saber las fortalezas, debilidades, amenazas y oportunidades de Sagraf en el mercado?

Como miembro del Directorio desconocía ¿Cuáles son las PRIORIDADES Y ORIENTACIONES ESTRATÉGICAS de la planta de Andahuaylas? ¿La CONSTRUCCIÓN DE AMBIENTES ADMINISTRATIVOS, para un mejor desarrollo de las actividades técnicas y administrativas, del centro productivo, para beneficio de los trabajadores y la empresa? ¿Los OBJETIVOS GENERALES? ¿Los OBJETIVOS PARCIALES? ¿Los OBJETIVOS ESPECÍFICOS? ¿Las METAS ANUALES? ¿Los RECURSOS PRESUPUESTALES ESTIMADOS? ¿El ANÁLISIS DEL ENTORNO GENERAL? NO. estaba recontra perdido, igual que todo el directorio, como ahora lo está el nuevo directorio.

Juan Gargurevich, sabía que el exGerente General, Rolando Vizarraga, Placido Ríos, Gerente de producción, José Luis Bravo Gerente Comercial-denunciado por acoso por la jefa de Mercadeo- se la pasaron viajando a EE.UU., Europa y Brasil, so pretexto de asistir a ferias gráficas, para ver oportunidades de negocios, maquinas ¿etc…para un tiraje de 6,000 ejemplares diarios? ¿Por qué el nuevo “Directorio” no los denuncio?

En la administración pública, el logro de los objetivos establecidos en el MOF requiere una GESTIÓN eficiente, eficaz y transparente, que funcione como un reloj, correctamente para alcanzar los objetivos, y no colocando a incapaces-amiguitos de Blanca Rosales- a dedo como en el caso de Editora Perú. Esa gestión es lamentable por decir lo menos.
Si queremos que Editora Perú pueda elaborar y poner en práctica reformas encaminadas al fortalecimiento de sus productos o servicios, es necesario contar con funcionarios capaces y especialistas en medios, actualizar continuamente las cualificaciones de los funcionarios y fomentar las cualidades de liderazgo, así como hacer una investigación de mercado para saber cómo se encuentra sus producto, cuáles son las necesidades del mercado y como se encuentra la competencia, para elaborar nuevos productos optativos que premien la fidelidad de los lectores.

Ejemplo ¿Qué el Gerente de producción de Editora Perú, maneje la planta como si fuera su chacra y que los trabajadores se encontraran preocupados por todas las irregularidades y “chanchullos” de los “amigotes” de Blanca Rosales- directora de la Oficina Nacional de Comunicación Social (PCM)- colocados como gerentes y jefes de diferentes áreas, personas ineptas e incapaces que cada día hundían el tiraje del diario Oficial El Peruano?

¿Qué el Gerente de Producción, Placido Ríos, no guardaba el perfil para el puesto porque no tiene ninguna experiencia ni conocimiento en el manejo de costos, producción, servicios gráficos, ¿menos de rotativas o máquinas planas? ¿Por qué se le permitió tantos viajes a Estados Unidos y Europa para buscar una nueva rotativa que reemplace a la GOSS METRO N° 3041 de los años 70, que por su antigüedad solo vale lo que pesa? Que su mantenimiento y reparación es costoso; cambiar las mordazas-que en EE.UU. cuestan US$ 1,150 c/u-, metalizar los cilindros, cambiar rodillos y mantillas (¿ahora han comprado 1000 para un año, cuando en las maquinas modernas es una vez al año?

¿Saben por qué pasa esto en Editora Perú? Porque esta empresa del Estado fue invadida por incapaces, que no saben nada de medios de comunicación. Funcionarios, que manejan estos medios como si fuera su chacra e ignoran que, en las nuevas circunstancias sociohistóricas y culturales, los medios de comunicación masivos, dada su capacidad de expresar legítimamente la percepción del mundo, funcionan como nuevos educadores políticos que cumplen una función esencial en la comunicación y formación o reforzamiento social del sentido que atribuimos a lo que sucede en el Perú y el mundo.

Cuyo fin, es estar presente con información especializada y veraz con una vitrina plural de diferentes columnas culturales y análisis técnico especializado en temas económicos, jurídicos y lo que le guste a la gente, estar presente allí donde no llegan los medios privados.

En la administración pública, el logro de los objetivos establecidos en el MOF requiere una GESTIÓN eficiente, eficaz y transparente, que funcione como un reloj, correctamente para alcanzar los objetivos, y no colocando a incapaces, amiguitos del poder de turno, como en el caso de Editora Perú.

Si queremos que la empresa pueda elaborar y poner en práctica reformas encaminadas al fortalecimiento de sus productos o servicios, es necesario contar con funcionarios capaces y especialistas en medios, actualizar continuamente las cualificaciones de los funcionarios y fomentar las cualidades de liderazgo, y no con ayayeros o turroneros.
¿CUANTOS “GALLINAZOS” SE INFILTRARON EN EDITORA PERÚ?

Facebook Commentarios
Jaime Uribe Rocha Periodista y columnista en medios escritos, experto en marketing político