¿Has oído hablar del parásito “come cerebros”?. Se llama “Naegleria fowleri” y es una ameba, un microorganismo que puede ser encontrado en el agua o en el suelo, y que en caso de ser inhalado por un humano, el resultado es una enfermedad que se llama Meningoencefalitis Amebiana Primaria, una infección cerebral.

El Naegleria fowleri vive en ambientes húmedos, donde exista agua dulce con temperaturas entre los 30 y los 45 grados, desarrollando muchas veces en aguas estancadas, en lagos, ríos y piscinas con tratamientos inadecuados de cloro.

La infección se desarrolla cuando hay contacto con el agua contaminada a través de la inhalación. De esta forma, el Naegleria fowleri puede entrar en el sistema nervioso central a través de las membranas mucosas de la nariz y al llegar al cerebro, que ataca el tejido cerebral, siendo casi siempre letal (el 97% de los casos de meningoencefalitis amebiana primaria son mortales). Viene de ahí el nombre por el cual este microorganismo es conocido: “La ameba que come cerebros”.

Cuando alcanza el cerebro, el Naegleria fowleri causa de la inflamación, muerte de las células cerebrales y hemorragias. Los síntomas incluyen dolor de cabeza, fiebre y náuseas. En un estado más grave, este parásito puede provocar pérdida de balance, alucinaciones y torcicolos, de acuerdo con los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (Centers for Disease Control and Prevention).

De acuerdo con los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (Centers for Disease Control and Prevention), está descartada la posibilidad de infecciones por medio de la ingesta de agua contaminada a través de la boca o del contacto entre personas contaminadas.

Fue descubierto hace 53 años en Australia, pero ya identificado en el continente americano, en África y en Europa. En España, aún no hay registro de que alguien haya contraído la infección por este parásito, pero en España a finales de este año se registró un caso.

Un artículo de la BBC informa de la muerte de un surfista que estuvo en una piscina de olas en Texas, Estados Unidos, y contrajo la infección y otro caso en la Argentina, de un niño de ocho años que también acabó por morir, después de haber nadado en una laguna contaminada.

El tratamiento para una infección bastante rara
La infección con el parásito Naegleria fowleri provoca es bastante rara. De acuerdo con los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (Centers for Disease Control and Prevention), 143 personas han contraído esta infección en los Estados Unidos entre 1962 y 2017. Sin embargo, sólo cuatro personas sobrevivieron.

En España, una niña de diez años logró sobrevivir a la infección del parásito Naegleria fowleri, después de haber sido contaminada en una piscina municipal de Toledo. La niña estaba en el agua cuando inhaló el parásito. A través de los nervios olfativos, el parásito ha llegado al cerebro y le provocó Meningoencefalitis Amebiana Primaria, de tal infección cerebral grave.

Esta joven es parte de los 3% de los casos conocidos que lograron sobrevivir a esta infección, siendo que en el 97% de los casos los individuos infectados murieron.

Es un caso absolutamente excepcional, que aún está en estudio y que espera la publicación de un artículo en las revistas científicas”, subrayó Manuel Tordera, director general de Salud Pública de la región, citado por el diario “El País”.

La niña de diez años logró sobrevivir a la Meningoencefalitis Amebiana Primaria gracias a la miltefosina, un medicamento antiparasitario. Sin embargo, el tratamiento no siempre es eficaz, de ahí el bajo porcentaje de supervivencia.

Para evitar ser infectado con el parásito Naegleria fowleri, lo aconsejable es mantener el agua lejos de la nariz a nadar y bucear en lugares donde haya agua dulce y sin tratamiento. Debe cubrir la nariz con la mano y mantenerlo fuera del agua o utilizar objetos propios para cubrir los agujeros.

Facebook Commentarios