El gobierno socialista liderado por Pedro Sánchez sufre la primera baja. Máxim Huerta, elegido para tutelar la Cultura y el Deporte, no resiste a la condena por evasión de los impuestos cuando era presentador de televisión.

El nuevo ministro de Cultura y Deporte de España, fue condenado por evasión al Fisco en el valor de 218 millones de euros entre 2006 y 2008, cuando trabajaba como presentador de televisión. Dos sentencias, decretado en Mayo del año pasado por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, obligaron Máximo Huerta a pagar 366 mil millones de euros en el marco de estos procesos por fraude fiscal. Y ahora acaban por provocar la primera baja en el gobierno formado hace apenas dos semanas por el PSOE.

Según publicó el diario el Confidencial, este miércoles, 13 de Junio, el periodista y presentador de televisión que el primer mnistro Pedro Sánchez fue a buscar para el nuevo elenco gubernativo montó una empresa (“Almaximo Profesionales de la Imagen”) para pagar menos impuestos: durante este período se sujeta a impuestos en un 25%, en vez de una tasa de 48% se declare estos ingresos en sede de IRPF, el equivalente al impuesto sobre la RENTA en España.

La operación fue descrita por El País como “una situación tributaria similar a la que vivieron futbolistas como Messi o Cristiano Ronaldo, pero en una escala inferior”, dejó el nuevo ministro bajo el fuego de la oposición, en particular del Partido Popular, que acaba de salir del poder y de inmediato pidió su dimisión. “Este asunto no fue como ministro. Hice los pagos correspondientes y se acabó. No hubo mala fe. No oculte nada. Estoy al corriente de mis obligaciones fiscales”, reaccionó Máxim Huerta, antes de ser forzado a dimitir.

Es que, en esta sentencia que rechazó los recursos del gobernante, el Tribunal Superior mostró un entendimiento diferente, al señalar que, “aunque sea legítima la interposición de sociedades profesionales, no lo es la creación de sociedades con el único propósito de evitar parte de la carga fiscal, sin contribuir en nada a la actividad realizada por su único socio, que las ha constituido y que las administra”.

El diario el Mundo, citando informes de las inspecciones de las Finanzas españolas, escribe aún que en los tres ejercicios fiscales en cuestión (entre 2006 y 2008), Máximo Huerta presentó casi 460 mil euros como gastos de esta sociedad, cuando sólo un tercio de ese valor, es que estaba relacionado con la actividad laboral como periodista y, por lo tanto, podría ser deducido.

La sentencia dice que el gobernante “engrosó indebidamente sus declaraciones de gastos” y permite inferir, según la prensa española, que una parte de estos gastos se refieren a una casa que posee en la playa de El Albir, Alicante. El inmueble se encuentra en el nombre de esta sociedad, con el Tribunal a afirmar que en realidad es “totalmente ajeno” a la actividad que el presentador se desarrollaba en Madrid, al servicio del canal Telecinco.

Facebook Commentarios