El bullying persistente puede conducir a una deformación estructural en el cerebro de adolescentes, según un nuevo estudio.

El acoso escolar es un problema grave para muchos niños y adolescentes que pueden causar muchos problemas más tarde, incluyendo impactos a largo plazo en la salud mental.

bullying

A pesar del conocimiento de sus peligros, las relaciones biológicas entre el acoso y las cuestiones posteriores de la vida, como la depresión y la ansiedad, son prácticamente desconocidas.

Según los autores del nuevo estudio, publicado el 12 de diciembre en la revista Molecular Phychiatry, la investigación es la primera que sugiere que el acoso durante la adolescencia puede causar problemas sociales y de salud mental, alterando la forma del cerebro.

El estudio incluyó un análisis de 682 jóvenes de Inglaterra, Francia, Irlanda y Alemania de edades comprendidas entre los 14 y los 19 años. A lo largo del estudio, los participantes hicieron análisis cerebrales y tuvieron que rellenar cuestionarios detallando la extensión del acoso al que eran víctimas, según el New Atlas.

Treinta y seis de los jóvenes reportaron que habían sufrido acoso persistente. Los investigadores compararon los datos recogidos en estos casos extremos con los de los participantes que sufrieron un nivel de acoso menos intenso.

El equipo descubrió que regiones aisladas en el cerebro de los participantes gravemente intimidados se habían reducido significativamente. Estas secciones del cerebro, conocidas como putamen y núcleo caudado, contribuyen a los procesos conductuales, incluyendo la sensibilidad a la recompensa, el tiempo de atención y el procesamiento emocional.

Una degradación de estas áreas, que se produce en un período formativo tan vital en la vida de un joven, durante la cual sus cerebros crecen y maduran físicamente, podría explicar los altos niveles de ansiedad experimentado por los jóvenes de 19 años que sufrieron bullying intenso.

A la luz de los resultados, el equipo internacional de investigadores detrás del estudio subraya que deben tomarse todas las medidas necesarias para erradicar el acoso moral persistente para evitar desviaciones en la formación del cerebro que pueden conducir a la enfermedad mental en fases más tardías de la vida.

Facebook Commentarios