Cerca de 12,5 mil niños serán diagnosticadas con algún tipo de cáncer sólo en 2018. Es lo que dice el Instituto Nacional de Cáncer. El organismo también señala que el 70% de los pacientes infantiles tienen buenas posibilidades de cura, puesto que la enfermedad sea descubierta cuanto antes.

Aún así, el cáncer sigue siendo la segunda causa de muerte de niños y adolescentes en Brasil, sólo por detrás de causas externas como accidentes y violencias.

Para cambiar esta realidad y aumentar el índice de curaciones, el diagnóstico precoz y preciso es una de las principales herramientas de los médicos. “Brasil necesita de una evolución en el diagnóstico, tenemos que descubrir el cáncer con la mayor antelación posible”, afirma la Dra. Teresa Fonseca, oncólogo y presidente de la Sociedad portuguesa de Oncología Pediátrica.

La especialista añade: “la tasa de curación es de alrededor de 50% en Brasil, muy por debajo de países como los Estados Unidos, donde el índice de recuperación de los pacientes alcanza el 80%”. El médico también indica que los padres deben estar atentos a notar algunos signos que pueden indicar la enfermedad. Entre los principales indicios son: manchas o bultos por todo el cuerpo, fiebre, fatiga, ojo grisáceo y ansias.

Las causas de tantas dificultades van desde atención primaria ineficiente al tratamiento especializado del cáncer que no está al alcance de todo el sistema de salud. “Brasil es un país de dimensión continental, la diferencia es enorme en el acceso a la salud y no hay condiciones compatibles con las necesidades de atención adecuados en ninguna región”.

Las necesidades del paciente también deben estar en el arancel para el seguimiento en el tratamiento del cáncer infantil y juvenil. Para la Dra. Teresa, después de que el diagnóstico es fundamental que el paciente reciba apoyo a la familia, lo que trae un impacto relevante para la recuperación. “Es un trabajo conjunto, de los primeros síntomas hasta el último día de tratamiento, incluso a los padres necesitan ser acompañados y atendidos por el sistema de salud, la lucha es de todos”, concluye.

Facebook Commentarios