Un estudio encontró virus del herpes en cantidades dos veces mayores en los cerebros de personas con Alzheimer — y el descubrimiento está generando controversia.

El Alzheimer es una enfermedad cada vez más común — casi 44 millones de personas en el mundo conviven con ella y las proyecciones de la OMS dicen que, en 2030, 75 millones serán afectados por el mal.

Una de las razones que hace que el tratamiento tan difícil es que aún no existe un consenso sobre la causa del deterioro cognitivo. Sabemos que hay un aumento de una proteína llamada beta-amiloide y que la presencia de otra sustancia, la proteína Tau, afecta a las neuronas, pero aún no descubrimos qué factores desencadenan estos procesos. Ahora, podemos haber encontrado un sospechoso inesperado: el virus del herpes.

Un estudio publicado en la revista especializada Neurona reunió a investigadores de todo el mundo, encontró que dos subtipos del virus del herpes (HHV-6A y HHV-7) se encontraron en el cerebro de pacientes de Alzheimer en niveles de hasta dos veces mayores que los encontrados en el tejido cerebral de personas que no tienen la enfermedad.

El descubrimiento fue casi por accidente. Cuando los resultados de las investigaciones comenzaron a apuntar a este lado, los científicos estaban buscando genes humanos que fueran más activos en las etapas iniciales de la enfermedad de Alzheimer.

La novedad fue recibida con escepticismo por el equipo, que realizó las pruebas en otros tres bancos de cerebros (centros que coleccionan tejidos cerebrales para ser estudiadas) antes de publicar el estudio.

Esto no quiere decir que hay una sospecha de que el Alzheimer sea, de alguna manera, contagioso. Los virus encontrados no son los mismos que causan el herpes labial, pero las formas más comunes que casi todo el mundo lleva y que no suelen causar problemas.

La teoría es aún muy controvertida, y los científicos están divididos sobre esta relación de causa y consecuencia.Los investigadores están divididos entre dos posibilidades: 1)gatillo 2)vulnerabilidad). O sea, si el virus es un gatillo activo de la enfermedad, o si los cerebros de personas que ya están en el camino de la enfermedad de Alzheimer sólo son más vulnerables a la infección.

Culpable o inocente, el hecho es que el virus está ahí y sólo este hecho abrió nuevas puertas para los estudios que tratan de desentrañar un misterio donde ya han ocurrido cientos de intentos fallidos. La lucha contra el Alzheimer está comenzando.

Facebook Commentarios