América Latina tiene sólo 8% de la población mundial, pero registra un 25% de los homicidios del mundo. Según las Naciones Unidas, esta es la única región que ha observado un aumento constante en la violencia letal. Y hay cuatro países que lideran este ranking en América: Brasil, Venezuela, México y Colombia.

En 2017, el Brasil, con una población total de 209,3 millones, batió el récord de asesinatos, con 63.808. México tambiém golpeó y batió su propio récord: en su población de 129,2 millones, registró 31.174 homicidios.

Datos del Fóron de Seguridadía Pública de Brasil muestran que la tasa de homicídios es de 30,8 personas de cada 100 mil personas, mientras que México tiene el 25 por 100 mil. Para comparar, los Estados Unidos tiene 5 homicidios por cada 100 mil, España tiene un 0,97 por 100 mil y China tiene 0,74.

El mapa y gráfico a continuación se compara el número de muertes por violencia en Brasil con otros países:

838

Homicídios anuales en Brasil en comparaciónñón con el mismo número en todos los países en azul

838

Homicídios en Brasil en comparaciónñón con otros países

¿Quién muere?

838
La gran mayoría de los jóvenes negros pobres, por lo general los habitantes de las favelas. La mayoría de los homicídios del año pasado tuvieron lugar en los centros urbanos, particularmente en el norte y noreste del país. El estado con mayor tasa de homicidios, con 63,9 muertes por 100 mil personas, é el Río Grande del Norte.

Entre los homicídios de todo Brasil, el 8% son cometidos por la polícia, lo que representa 5.114 personas en 2017. Sóel 14 personas muertas por la polícia por día, un número que ha aumentado un 20% en relación con el 2016.

¿Que causó el aumento de los homicidios?

759
El crimen organizado es uno de los mayores factores por detrás del aumento. La tasa de homicidio explotó con la disputa de los traficantes de drogas por territorio. La frontera del país con grandes productores de drogas también son de poca ayuda: Brasil es el mayor consumidor de cocaína y crack producidos en la Colombia, Perú y Bolivia, y  es también ruta de tráfico para Europa y Asia.

Al mismo tiempo, fondos para invertir en seguridad fueron reducidos durante la peor crisis del país, dejando a la policía con salarios muy por debajo de lo merecido y también poco preparados para reaccionar frente a la violencia. Por lo tanto, ellos responden aumentando la brutalidad.

 

Facebook Commentarios