Sorprendentemente, dormir menos de seis horas por noche no tuvo efecto en la incidencia de la enfermedad.

Según un estudio publicado recientemente en el periódico científico Neurology, el exceso de sueño puede aumentar considerablemente el riesgo de sufrir un ictus.

cerebrovascular

Investigadores de la Universidad China de Ciencia y Tecnología Huazhong acompañaron a 31.750 hombres y mujeres, que tenían una edad media de 62 años, durante seis años. A través de exámenes físicos y datos sobre el sueño, descubrieron que dormir más de nueve horas por noche aumenta el riesgo de apoplejía en un 23%, en comparación con los que duermen entre siete y ocho horas.

Siestas que duran más de 90 minutos también han afectado negativamente al riesgo del problema. Los participantes que tenían ese hábito corrían un 25% más riesgo de infarto que los que dormían hasta 30 minutos. Los participantes que dormían más de nueve horas por noche y dormían la siesta durante más de 90 minutos durante el día presentaron un aumento del riesgo de apoplejía del 85%.

Por último, la calidad del sueño parece desempeñar un papel importante en este riesgo. Las personas que informaron de una baja calidad del sueño tenían una probabilidad un 29% mayor de sufrir un accidente cerebrovascular que aquellas cuya calidad del sueño supuestamente era buena.

“Estos resultados subrayan la importancia de la duración moderada del sueño y del mantenimiento de la buena calidad del sueño, especialmente en adultos de mediana edad y ancianos”, dijo Xiaomin Zhang, líder del estudio, al sitio especializado Medical News Today.

Sorprendentemente, dormir menos de seis horas por noche no tuvo efecto en la incidencia de ictus. En estudios anteriores se ha demostrado que el exceso o la privación del sueño puede aumentar el riesgo de episodios cardiovasculares, incluyendo derrames.

Facebook Commentarios
Seguro te interesa  Dentista da cinco consejos para tener una sonrisa bonita y saludable