Muchas personas juegan: “La única forma de no engordar es estar siempre a dormir”. Pero sabía que ¿esta idea no está muy lejos de la verdad?

Según un estudio de la Universidad de Hertfordshire, las personas que duermen más (entre siete a nueve horas por noche) tienen una mayor tendencia a evitar los dulces y aperitivos, optando por alimentos más saludables.

Además, tienen más energía para hacer ejercicio. Estos comportamientos ayuda a perder peso, explica el diario británico The Sun.

“Cuando los individuos están menos cansados, también están menos inclinados a ingerir alimentos dulces y densos. Más aún, tienen menos oportunidades para que consuman aperitivos a altas horas de la noche”, explicó al diario británico Wendy Hall, profesora en la Universidad Kings College de Londres y experto en nutrición.

El sueño tiene un papel muy importante en nuestro organismo. Como la Organización Portuguesa del Sueño explica, dormir mínimo puede tener efectos en nuestra salud: “Los ciclos de sueño son regulados por los ritmos circadianos“.

Nuestro cuerpo responde de diferentes maneras a las modificaciones biológicas, que son estimuladas por la luz solar, la temperatura, la alimentación y otros aspectos que nos mantiene despiertos o con sueño a lo largo del día. Por eso, para tener una buena salud y sentirnos bien debemos tener a nuestra rutina sincronizada con el reloj circadiano, para que nuestro cuerpo sea capaz de responder de la forma más adecuada posible a los estímulos que recibe durante el día.

Facebook Commentarios