La Casa blanca acusa a la mayoría del Partido Demócrata en la Cámara de Representantes de querer “deshacer los resultados de la elección de 2016”. Los Líderes demócratas amenazan con acusar a Trump de obstrucción y dejan una advertencia: “Sr. Presidente, no está por encima de la ley.”

Donald Trump

El Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ha descartado cualquier posibilidad de cooperación con las investigaciones de la Cámara de Representantes sobre las sospechas de intercambio de favores con Ucrania, un proceso que podría llevar a su impugnación. La decisión, anunciada el martes, justo después de la anulación de la audiencia de un testigo importante y próximo a Trump, puede abrir una crisis constitucional con consecuencias imprevisibles para el futuro de las relaciones entre la Casa Blanca y el Congreso.

¿Cómo será nuestra comida en 2050? Estas ilustraciones imaginan
En una carta en la que acusa a los líderes del Partido Demócrata en la Cámara de Representantes de intentar “deshacer los resultados de la elección de 2016”, el consejero de la Casa Blanca para Asuntos jurídicos, Pat Cipollone, hace saber que el Presidente Trump “no puede participar” en la investigación, que describe como “partidaria e inconstitucional”.

Según la Casa Blanca, el Presidente estadounidense sólo está obligado a colaborar con las peticiones y órdenes de las comisiones de la Cámara de Representantes (invitaciones o citaciones para testimonios, o entrega de documentos, por ejemplo) si hay una votación formal en la que la mayoría de los 435 congresistas aprueban la apertura de un procedimiento de impugnación (impeachment). En este caso, las investigaciones formales avanzaron el 24 de septiembre con un anuncio en ese sentido de la líder de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.

Seguro te interesa  Asesinan a joven embarazada y le sacan a bebé del vientre en EEUU

En los casos más recientes, en 1974 y 1998, cuando Richard Nixon y Bill Clinton se enfrentaron a procesos de impugnación, las investigaciones fueron aprobadas previamente por la mayoría de los congresistas. En el primer caso, la Cámara de Representantes autorizó a las comisiones a iniciar una investigación seis meses antes de que Nixon renunciara a su cargo; y en el segundo caso, el procedimiento se autorizó en una votación global dos meses antes de que Clinton fuera acusado. Nixon, ni Clinton fueron condenados por el Senado, un paso esencial para que un Presidente acusado por la Cámara de Representantes sea relevado del cargo – Nixon se resignó antes incluso de ser formalmente acusado, y Clinton escapó de la condena en el Senado, donde se necesitan al menos 67 votos de 100 para que eso ocurra.

Aunque la negativa de la Casa Blanca puede considerarse ilegal a largo plazo, si el caso llega a los tribunales, también puede tener un efecto positivo para el Presidente Trump a corto plazo.

Al detener la entrega de cualquier documento, y al prohibir a los responsables del Departamento de Estado, entre otros, testificar en la Cámara de Representantes bajo juramento, La Casa Blanca causa un enorme revuelo en la capacidad de los congresistas del Partido Demócrata para formalizar una acusación fuerte y consistente contra el Presidente Trump.

En respuesta, la líder de la Cámara de Representantes acusó a la Casa Blanca de “encubrir la traición [del Presidente Trump] a la democracia” y de “insistir en la idea de que el Presidente está por encima de la ley”.

Facebook Commentarios