El miércoles, el presidente de los Estados Unidos culpó a Beijing de no haber logrado un acuerdo comercial en las ya largas negociaciones entre las dos principales economías del mundo. El viceprimer ministro chino llega hoy a los Estados Unidos para reanudar las conversaciones.

Donald Trump

A pesar de los largos meses de negociaciones y de los últimos indicios que apuntaban a un resultado positivo, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, acusó a este miércoles a China de haber “roto el Acuerdo” comercial.

Trump hablaba en un mitin en Florida y justificaba así el anuncio, el pasado fin de semana, de que Washington aumentaría, a partir del 10 de mayo, la tarifa aduanera aplicada a la importación de bienes chinos, del 10% al 25%, así como ampliar el conjunto de bienes objeto de este impuesto reforzado.

Beijing reaccionó asegurando que respondería a tal decisión de Washington con las “contramedidas necesarias”.

“Rompieron el trato. No pueden hacer esto, por lo tanto van a pagar”, disparó el líder estadounidense opinó que el vice-primer ministro chino, Liu He – “un buen hombre” -, llega este jueves a Washington para reanudar las conversaciones con vistas a un acuerdo que permita reducir el déficit comercial que Estados Unidos mantiene en la relación comercial con China.

“Los (responsables chinos) llegarán mañana (este jueves) pase lo que pase no habrá motivos para preocuparse. Se arreglará. Se resuelve siempre”, añadió, revelando ya un tono más optimista.

Pero Donald Trump continuó asegurando que, en un escenario de no Acuerdo, no habrá “ningún problema” si se aplican aranceles a los productos chinos por un valor anual de 100 000 millones de dólares. Y remató diciendo que los Estados Unidos “no cederán hasta que China deje de engañar” a los trabajadores estadounidenses y de robar puestos de trabajo a los Estados Unidos.

En cuanto a la prolongación de las conversaciones entre Washington y Beijing, el residente de la Casa Blanca considera que las autoridades chinas han ido “muy despacio” en lo que se refiere a dar las garantías exigidas por los Estados Unidos.

Se Sabe que Washington quiere que Pekín lleve a cabo una serie de reformas económicas que garanticen una mayor reciprocidad en lo que respecta a la inversión extranjera y a la presencia de empresas americanas en el país.

Facebook Commentarios