Se sabe que comer mucha sal aumenta la presión sanguínea, lo que puede dar lugar a problemas cardiovasculares. Ahora, según un estudio de la Universidad de Bonn en Alemania, los que hacen una dieta salada también pueden tener un sistema inmunitario más débil.

sal

Tenga en cuenta que, según la Organización Mundial de la salud, la cantidad máxima de sal que deben consumir los adultos para mantenerse sanos es de cinco gramos, aproximadamente una cucharada.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores comenzaron introduciendo dietas con alto contenido de sal en las ratas y descubrieron que eran más susceptibles a infecciones bacterianas más graves.

Cuando el estudio solicitó voluntarios humanos, los investigadores les dieron cada día seis gramos adicionales de sal, además de la cantidad recomendada. Después de un tiempo, los voluntarios comenzaron a mostrar signos de deficiencias inmunitarias pronunciadas. Esos seis gramos equivalen aproximadamente a dos comidas de comida rápida.

Facebook Commentarios
Seguro te interesa  Efectos secundarios del té verde. Atención, pueden ser peligrosos