Diálogo en el Día del periodista

0
34

Un día como hoy 1ro. de octubre Día del Periodista se fue el colega Hernán Zegarra, quien siempre recordaba una vieja regla editorial que indicaba que cuanto más candentes son los acontecimientos, más fríamente conviene escribir. El axioma de la vieja cabecera sirve para explicar por qué triunfan las fake news o el periodismo basura, el periodismo mediático, que es como se les denomina en estos tiempos a la desinformación de toda la vida.

Ahora, cuanto más complejos se revelan los acontecimientos, más caliente se opina, se insulta o se tira barro con ventilador. Como estaremos de jodidos que Trome (de Grupo El Comercio) tira un millón de ejemplares diarios y La República solo 20 mil ejemplares, esa es nuestra realidad. 
Es lamentable nuestra realidad, pero es una práctica cotidiana, como bien ha explicado hoy el colega Favio Zea, en el auditorio de la Federación de Periodistas del Perú (una institución histórica en defensa de los derechos laborales de los periodistas, la libertad de prensa y libertad de expresión, que  mantiene un espacio de reflexión e interés para los periodistas), “es un reflejo de nuestra sociedad tirar barro con ventilador” No ver, no oír, no opinar en la lucha contra la corrupción”. Nos lamentamos por la bilis que arrojan los plumíferos y turroneros sin escrúpulos, sin darnos cuenta que es la misma bilis que despedimos en la intimidad de una barra de bar o una cantina. Un periodismo basura que ha socializado nuestras miserias, pero resulta osado culparles de la pérdida de credibilidad del periodismo. Porque aún es discutible que estos periódicos, radios o TVs basuras tengan credibilidad: es cierto que han roto los cánones de la información, no filtran, ni jerarquizan, ni interpretan los hechos.
Adonde nos lleva la reflexión del colega  Favio Zea,  cuando se dice que hoy se practica el peor periodismo la de región y nadie se siente aludido: ¿Mónica Delta, Mavila Huertas, Sol Carreño o Roxana Cueva se sienten aludidas? ¿César Lévano, Iván Slokovich, Juan José Garrido o Carlos Espinoza se sienten aludidos? ¿Chicho Mohme se siente aludido? etc,.. No, ninguno de ellos se siente aludido. Todos ellos junto a Rosa María Palacios, Augusto Álvarez Rodrich, Phillips Butter, Raúl Vargas, Chichi Valenzuela, Milagros Leyva y muchos otros, están convencidos de que hacen un “buen periodismo, ¿creen que cumplen un papel correcto? Aquí, en el Perú, cuando se habla de esto, nadie se siente aludido porque nos hemos vuelto una cultura sin capacidad para la autocrítica, una cultura evasiva de sus propias crisis.
El periodismo es una tarea que siempre ha estado limitada: primero por los partidos políticos y después por el capital. Negar esto es tan absurdo como no admitir que la prensa libre sólo es posible en un régimen que procure, siquiera en apariencia, la competencia empresarial o creer en los derechos laborales de los periodistas. El problema es cuando el oficio acaba vampirizado por tipos infames. Tipos empeñados en no distinguir entre la información, la opinión y la objetividad.
“La objetividad no existe, pero la subjetividad no se debe confundir nunca con la falsedad” (El oficio más hermoso del mundo, Clave Intelectual, 2016).
Gracias al colega Ángel Sánchez Dueñas, presidente de la Federación de Periodistas del Perú, por el reconocimiento a mis 45 años de periodista, profesión mal remunerada en la mayoría de medios del país, aunque se sufre como un perro, pero es la mas noble de las profesiones.  Y  ha la infatigable tarea de lucha contra la corrupción que desarrollo en pysnnoticias.com con el colega Pedro Galvez.

Facebook Commentarios
Jaime Uribe Rocha Periodista y columnista en medios escritos, experto en marketing político