Descubrir que el hijo de apenas 1 año de edad tiene diabetes fue un gran susto para la servidora pública Ana Carolina Torelly. Rafael, hoy con 4 años, fue diagnosticado con el tipo 1 de la enfermedad, el más común entre los niños.

— El diagnóstico afecta mucho a nuestra familia. Esta es una enfermedad que demanda mucha atención — cuenta Ana, añadiendo que Rafael tiene que tomar insulina inyectable dos veces al día, lo que no le impide hacer todas las estripulias típicas de la edad.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la diabetes infantil crece un 0,3% al año. En Brasil, hay cerca de 30 mil niños diabéticos, según la Federación Internacional de Diabetes. Con esto, Brasil ocupa el tercer lugar en el ranking de naciones con más diagnósticos de la enfermedad en la infancia.

El tipo 1 no tiene cura, pero tiene control. La enfermedad autoinmune que hace que el sistema de defensa del cuerpo combata las células que producen la insulina en el páncreas.

— Sin la insulina para llevar la glucosa dentro de la célula, el azúcar en la corriente sanguínea aumenta, explica la endocrinología pediátrica Fernanda André.

Denise Franco, endocrinóloga, explica que este proceso es necesario para dar al cuerpo el producto que debería ser fabricada por el páncreas, en sustitución de la función del órgano:

— Para obtener la cantidad necesaria de insulina que debe ser aplicada, es preciso medir la glucosa en sangre durante todo el día. Esta medición se realiza, normalmente, antes de las comidas.

Ya en la diabetes tipo 2 — que, a pesar de ser más común en adultos, ha crecido entre los niños por cuenta de la obesidad infantil, el organismo produce insulina, pero se hace resistente a ella o no la utiliza correctamente. Los dos tipos pueden ser diagnosticados por medio de análisis de sangre.

Síntomas de la diabetes en la infancia

Sed en exceso
Si su hijo está bebiendo agua más de lo que solía beber, puede ser una señal de alerta para la diabetes tipo 1.

Muchas ganas de hacer pis
Del mismo modo que el niño pasa a beber mucha agua, también aumenta la frecuencia de ir al baño. Puede suceder que los niños vuelvan a hacer pis en la cama por no poder controlar la orina.

Hambre demás
El niño pasa a comer más de lo normal y no engorda.

Adelgazar rápido
El niño comienza A adelgazar sin ningún motivo aparente.

¿Qué hacer ante los síntomas de la diabetes infantil?

Si los padres notan estos síntomas en sus hijos, ellos deben buscar inmediatamente el pediatra del niño y pedir la realización de un examen de sangre que señale la cantidad de glucosa presente en la sangre del niño.

Facebook Commentarios